Inicio Historia Contemporánea Richard Nixon y la música popular como campaña política

Richard Nixon y la música popular como campaña política

0

Richard Milhous Nixon (1913-1994) fue el trigésimo séptimo presidente de los Estados Unidos de América. Su presidencia duró dos mandatos, entre 1969, durante el culmen contracultural de Woodstock, hasta su dimisión en 1974 con el Caso Watergate. Fue el primer presidente del país en dimitir. Sus mandatos coincidieron con un momento de explosión de la música popular y el movimiento hippie.

El amor por la música clásica del presidente era bien conocido. Nixon era capaz de tocar el piano, el violín, el saxofón o el clarinete. Por ello es fácil encontrar imágenes de él tocando el piano. Una de sus apariciones más famosas fue la del programa de Jack Paar de 1961, donde el presidente toca su «Piano Conceto #1».

 

Independientemente de su pasión por la música, la época en la que le tocó gobernar a Nixon estuvo llena de música folk y rock psicodélico. El gran apogeo de esta música se debió a los movimientos contraculturales surgidos en la década de los sesenta y que se plasmaron, por ejemplo, en el movimiento hippie o en la Guerra de Vietnam, entre otros. La década de los sesenta trajo consigo una serie de cambios sociales que terminarían salpicando la música de una nueva generación con un amplio abanico de proclamas e ideales (Guillén y Puente, 2007: 89). Muchos artistas del momento decidieron manifestarse políticamente, en muchos casos contra Nixon. En este artículo hablaremos de aquellos que, al comenzar a politizarse, causaron mayor revuelo mediático

Richard Nixon vs. Johnny Cash

Para poder llegar a los estados sureños y a la clase media blanca americana, Nixon utilizó la música country. Consideró que su mejor baza era Johnny Cash. “El presidente Nixon pidió que Johnny cantara canciones country para paletos” en un concierto en la casa blanca, el 17 de abril de 1970 “y el resultado fue catastrófico” ya que “Johnny Cash es apolítico” (Remastered: Nixon & The Man In Black, 2018) aunque patriótico, independientemente del presidente o el partido que estuviera en el gobierno.

Richard Nixon y Johnny Cash el 17 de abril de 1970.
Richard Nixon y Johnny Cash el 17 de abril de 1970

Uno de los problemas fue que el propio Nixon pidió que cantara dos canciones muy específicas. Por un lado: “Welfare Cadillac” de Guy Drake, una sátira que se burlaba de aquellos que pedían subsidios al Estado. Por otro lado, «Oki From Muskogee» (1969) de Merle Haggard. Si analizamos la letra de esta última, sus letras dicen así:

“No fumamos marihuana en Muskogee / No tomamos nuestros viajes con LSD / No quemamos nuestras cartillas de reclutamiento en Main Street / Nos gusta vivir de forma correcta, y ser libres / No hacemos una fiesta (sexo) sin amor / Nos gusta cogernos de las manos y cortejarnos / No dejamos nuestro cabello crecer largo y desgreñado / Como hacen los hippies de San Francisco

Estoy orgulloso de ser un Oki de Muskogee / Un lugar en el que incluso los anticuados pueden tener un baile / Todavía ondeamos la Vieja Gloria (la bandera americana) en el juzgado / Y el rayo blanco es todavía la mayor emoción) / Las botas de cuero están todavía de moda como calzado masculino / No se verán abalorios ni sandalias romanas / El fútbol es todavía la cosa más dura en el campus / Y los niños aquí, todavía respetan al decano”.

Nada más comenzar, la canción hace referencia a la popularidad del uso de drogas entre la juventud estadounidense de la época. Cuando menciona la quema de cartillas de reclutamiento es un claro guiño a las protestas contra la Guerra de Vietnam propias de los sesenta, que usaban esta táctica. El movimiento por la liberación sexual y el libre amor o el cabello largo de los hippies de San Francisco aparecen en contraposición del patriotismo. Las botas sureñas de cowboy frente a las sandalias hippies son otra crítica a la estética de este movimiento. Por último, incluye una crítica ante las protestas estudiantiles en las universidades del país, que tuvieron su momento álgido en 1968, al igual que en otras partes del mundo en el famoso Mayo del 68.

El problema surgió cuando, una semana antes del concierto en la Casa Blanca, Cash y su mujer visitaron Vietnam y actuaron ante las tropas, lo que le hizo ver la verdad de la guerra, así que compuso una nueva canción dedicada a la juventud y a la guerra que cantó en frente de Nixon y sus invitados llamada “What Is Truth?”:

“Y la solitaria voz de la juventud llora ‘¿Qué es la verdad?’ / Un pequeño niño de tres años sentado en el suelo mira hacia arriba y dice / ‘Papá, ¿qué es la guerra?, ‘hijo, es cuando la gente lucha y muere’ / el pequeño niño de tres años dice ‘papá, ¿por qué? […] El juez miró su pelo largo / Y aunque el joven había jurado solemnemente / Nadie pareció escucharlo / Y no importaba si la verdad estaba ahí / Fue el estilo de sus ropas y el largo de su pelo […] Los que llamáis salvajes / Pronto serán los líderes / Este viejo mundo despertará en un nuevo día / Y juro solemnemente que será a su manera”.

En la canción también se incluye hay una referencia en defensa a la vestimenta de los hippies, criticada en la canción de Haggard. Cash no lo hizo con la intención de faltar al respeto al presidente, sino que lo hizo de forma honesta y por patriotismo, creyendo que el presidente entraría en razón. Sin embargo, poco después de esta actuación, Nixon decidió invadir Camboya y expandir la guerra. A partir de este momento, Cash comenzó a tomar partido y representar canciones con mensaje político.

James Brown, el republicano

Richard Nixon y James Brown en el Despacho Oval el 10 de octubre de 1972
Richard Nixon y James Brown en el Despacho Oval el 10 de octubre de 1972

Con el surgimiento de los Derechos Civiles, la música afroamericana cobró una nueva importancia y, poco a poco, fue incluyéndose en la música popular, representada en su mayoría, hasta ese momento, por artistas blancos. Pese a que la música de Brown fue utilizada en un primer momento en la campaña política del demócrata Hubert Humphrey, concretamente en la ciudad de Watts -una de las más afectadas por los disturbios raciales-, éste acabó apoyando a Nixon una vez fue elegido presidente y actuó en su inauguración presidencial en 1969.

El círculo de Nixon le convenció de aprovechar en su favor su ideología política y su gran influencia dentro de la comunidad afroamericana. “No, no, no, ya basta con los negros. […] Ya basta con los negros por ahora. Basta por ahora. No los traigas” dijo Nixon, “James Brown es, al parecer, muy popular entre los jóvenes. Es negro” le dijeron, a lo que Nixon respondió: “¿Y qué se supone que tengo que hacer? ¿sentarme y hablar con él?» (Mr. Dynamite: The Rise Of James Brown, 2014). Y así fue como James Brown conoció a Nixon. Más tarde, le volvió a apoyar en su reelección en 1972.

Elvis está de parte del presidente

Otro artista que se involucró políticamente y dio su apoyo al presidente Nixon de forma pública no fue otro que el mismísimo Rey del Rock: Elvis Presley. El 21 de diciembre de 1970, éste se presentó en la Casa Blanca para realizar un encuentro con el presidente. En este momento, ambos estaban en el momento álgido de sus carreras, Nixon por haber sido electo presidente hacía no demasiado y Elvis por coincidir con su etapa de shows en Las Vegas, con todo vendido.

Richard Nixon y Elvis Presley en el Despacho Oval, 21 de noviembre de 1970
Richard Nixon y Elvis Presley en el Despacho Oval, 21 de noviembre de 1970

Según la revista Time, el propio Elvis le mandó una carta al presidente en la que explicaba sus motivos:

«Cuando Presley apareció esa mañana en la Casa Blanca, vestido con un traje de terciopelo morado, un cinturón dorado y un potro. 45 pistola – vino con una carta personal al presidente explicando sus razones. ‘He hecho un estudio en profundidad sobre el abuso de drogas y las técnicas comunistas de lavado de cerebro y estoy justo en el medio de todo lo que puedo y haré lo mejor’, escribió el cantante de 35 años en la carta: que señaló que los jóvenes lo ven como uno de ellos, lo que lo convierte en la persona perfecta para ayudar a combatir la guerra contra las drogas ilegales. ‘Me encantaría conocerte solo para saludarte si no estás demasiado ocupado'» (Time, 2017).

Al parecer, el cantante coleccionaba armas, placas y otros objetos relacionados con las fuerzas del orden del Estado y quería una de la Oficina de Narcóticos y Drogas Peligrosas. Según el Memorandum de la Casa Blanca, Elvis afirmaba no ser parte del estabishment. Tanto con la cultura más cercana al mundo de la droga, como los elementos hippies, el SDS (Students For A Democratic Society) y los Panteras Negras, eran personas con las que se podía comunicar (Chapin, 1970). Presley también indicó que los Beatles habían sido una fuerza de espíritu anti estadounidense y ambos hablaron acerca del uso de drogas por parte de la banda británica (Krogh, 1970). Esta era otra oportunidad perfecta que le presidente no debía desaprovechar, a pesar de haber admitido posteriormente que el encuentro había sido incómodo.

John Lennon y el FBI

Pese a que el presidente tuvo intención de usar la música popular para llegar a sus votantes, no siempre funcionó, como hemos visto con Johnny Cash. Sin embargo, existieron otros artistas que, desde el primer momento, se oponían al republicano. Éstos no dudaron en escribir canciones contra él ni en protestar públicamente.

John Lennon sujetando un periódico con la dimisión de Nixon, 1974

Uno de sus más fervientes opositores fue el británico John Lennon, al defender el pacifismo y anti belicismo. De hecho, el presidente es uno de los protagonistas del álbum Imagine (1971), especialmente la canción «Give Me Some Truth». A su vez, junto a su esposa Yoko Ono, protagonizaron durante su luna de miel la conocida como «encamada por la paz». Tanto en Ámsterdam como en Montreal, se pasaron dos semanas en la cama como protesta por la Guerra de Vietnam y en pro de la paz. La idea era que la segunda encamada fuera en Nueva York, pero se le había prohibido la entrada al cantante por el consumo de cannabis.

«La policía federal (FBI) y el servicio de inmigración norteamericano vigilaron al cantante John Lennon para impedir que se manifestara contra Richard Nixon y conseguir su expulsión del país a principios de los años setenta, según ha revelado el diario LoAngeles Times. El FBI pretendía detenerle por posesión y consumo de drogas, lo que daría motivo al departamento de inmigración a deportarlo a su país de origen, el Reino Unido» (El país, 1983).

Grace Slick y el LSD en la Casa Blanca

Grace Slick y Abbie Hoffman fuera de la Casa Blanca

La cantante del grupo de San Francisco Jefferson Airplane (1965) no se quedó atrás. Se enfrentó a un presidente arrogante y tenebroso al que dedicó «Mexico»(1974), un tema que critica la actitud del líder de EE.UU. en la guerra contra la droga (Cadena Ser, 2013). Sin embargo, lo curioso de la cantante es que procedía de buena familia y había estudiado con Tricia, la hija del presidente, en el Finch College.

«La cantante Grace Slick, de Jefferson Airplane, había ido a la escuela con una de las hijas de Richard Nixon y en una ocasión fue invitada a una fiesta en la Casa Blanca –antes de que Servicio Secreto la excluyera de la lista, había planeado poner drogas alucinógenas en la bebida del presidente–». (Vinen, 2018: 77-78).

Slick decidio acudir al evento organizado por su ex compañera de clase junto con, nada más y nada menos que el mismísimo Abbie Hoffman, fundador del Youth International Part, es decir, el lider del movimiento yippie). En aquel momento, Hoffman era uno de los personajes más importantes de la contracultura. La invitación ponía «Grace Wing» y no «Slick», por lo que en un primer momento nadie se dio cuenta de que ambas eran la misma persona. Entraron juntos a la Casa Blanca con 600 microgramos de polvo de LSD y el plan consistía en introducirlo en la bebida de Nixon para que éste viviera una experiencia alucinógena. Nada más llegar, fueron reconocidos y no pudieron materializar el plan. De todas formas, el presidente no acudió a ese evento.

Neil Young y «Ohio»

Crosby, Stills, Nash & Young

Una de las canciones protesta contra el presidente que pasaron a la historia fue «Ohio» (1970), del canadiense Neil Young. Siendo uno de los músicos más influyentes de su contexto, escribió la canción en respuesta a la masacre de la Kent State University. También conocida como la Matanza del 4 de mayo, la Masacre de la Kent State University se produjo durante las protestas contra la invasión estadounidense en Camboya. En ella, fallecieron cuatro estudiantes a causa de los disparos de la Guardia Nacional, lo que provocó una oleada de protestas en otros centros educativos del país.

Ohio, compuesta por Neil Young, fue interpretada por la banda Crosby, Stills, Nash & Young. La canción nombra al mismísimo presidente en su letra: «Soldaditos de plomo y Nixon llegando», además de que se puede escuchar a David Crosby gritar: «Cuatro ¿por qué? ¿cuántos más?». El carácter claramente alusivo de la canción provocó que muchas radios la prohibieran.

Pero estos no fueron los únicos artistas o personalidades de la época que expresaron su oposición pública ante el político con canciones protesta o declaraciones. Son los que, dentro del mundo de la música, fueron los más reconocidos, ya sea por apoyar como por oponerse a Richard Nixon. También es sabido que esto sigue ocurriendo con muchos otros presidentes incluso en la actualidad.

No es la primera ni la última vez que la música popular se usa para llegar a las masas e influir en su opinión, en este caso política. Así, hemos podido comprobar que Nixon no fue el más carismático para ello, consiguiendo el apoyo de cantantes en los que no estaba interesado o perdiéndolo por parte de otros al darse cuenta de sus intenciones. Es por ello por lo que Richard Nixon fue, junto con Lyndon B. Johnson, uno de los presidentes más atacados dentro de la contracultura y, sobre todo, dentro del terreno musical.

Estas canciones y acontecimientos son, hoy en día, un claro recuerdo de la juventud inconformista y revolucionaria norteamericana de las décadas de los sesenta y setenta del siglo XX. Pero no podemos olvidar que este grupo era minoritario, pues se situaba en contra de la sociedad tradicional blanca y de clase media del país. Clases medias a las cuales apelaba Nixon en su famoso discurso de la «Mayoría Silenciosa» de 1969. En él, el republicano apelaba precisamente a esa parte de la población a votar su candidatura a presidente de los Estados Unidos.

Bibliografía

CARDENAL, Alfonso: «‘Canciones con historia’: Grace Slick contra Richard Nixon», Cadena Ser, 20 de septiembre de 2013. Disponible en: https://cadenaser.com/programa/2013/09/20/audios/1379632637_660215.html [Consultado el 16/05/2020].

CHAPIN, Dwight L.: Memorandum de la Casa Blanca sobre la visita de Elvis, 21 de diciembre de 1970. Disponible en: https://nsarchive2.gwu.edu/nsa/elvis/docs/doc3.pdf [Consultado el 10/05/2020].

EFE: «El FBI controló a John Lennon para proteger a Nixon» para El País, 25 de marzo de 1983. Disponible en: https://elpais.com/diario/1983/03/25/cultura/417394811_850215.html [Consultado el 10/05/2020].

GUILLÉN, Sergio y PUENTE, Andrés: Psicodelia americana. El sonido de la contracultura, Lleida, Editorial Milenio, 2007.

KROGH, Bud: Memorandum de la Casa Blanca sobre la visita de Elvis, 21 de diciembre de 1970. Disponible en: https://nsarchive2.gwu.edu/nsa/elvis/docs/doc05.pdf [Consultado el 10/05/2020].

Mr. Dynamite: The Rise Of James Brown (2014). Documental dirigido por Alex Gibney / Estados Unidos / HBO Documentary Films. Disponible en Netflix y HBO.

National Security Archive: Carta de Elvis Presley al Presidente Richard Nixon [no datada]. Disponible en: https://nsarchive2.gwu.edu/nsa/elvis/docs/doc1.pdf [consultada el 09/05/2020].

Remastered: Nixon & The Man In Black (2018). Documental dirigido por Sara Dosa y Barbara Kopple / Estados Unidos / Triage Entertainment Productions / All Rise Films para Netflix Original. Disponible en Netflix.

The U.S. vs. John Lennon (2006). Documental dirigido por David Leaf y John Scheinfeld II / Estados Unidos / Lions Gate Entertainment.

VIVEN, Richard: 1968. El año en que el mundo pudo cambiar, Barcelona, Crítica, 2018.

WAXMAN, Olivia B: «The Story Behind That Famous Photo of Elvis Presley and Richard Nixon» para la revista Time, 15 de agosto de 2017. Disponible en: https://time.com/4894301/elvis-president-nixon-photo/ [Consultado el 09/05/2020].

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies