Hoy es turno de “Una larga noche”, obra de Andrea Pitzer y editada por La Esfera de los Libros. En ella, se hace una historia global de los campos de concentración que se llevaron a cabo en la Edad Contemporánea.

Ficha técnica

Lo que opinamos en Archivos de la Historia

La edición de “Una larga noche” cuenta con un diseño muy parecido al de su versión inglesa. Lo cierto es que las tapas duras se agradecen en un libro tan grande como este. En general es una edición muy cuidada y redonda con un estilo visualmente muy bonito. Cuenta también con un número importante de fotografías y láminas sobre los temas tratados. En cuanto a su bibliografía, casi toda se basa en fuentes periodísticas, pero lo cierto es que la investigación se nota que ha sido muy exhaustiva y metódica, contando cada capítulo con bastante respaldo bibliográfico.

Entrando en materia, el libro comienza con Valeriano Weyler, posiblemente uno de los más sanguinarios -y también de los más capaces- comandantes que llevaron a cabo la guerra de Cuba. Fue auténticamente pionero en sus métodos, los cuales fueron realmente salvajes. No van a ser los únicos temas que trate la autora en la obra, siendo muy crítica con prácticamente todas las potencias, tanto con la Unión Soviética como con Estados Unidos, ambas tendrán varios capítulos dedicados en el que se hablará de los gulags o de la famosísima prisión de Guantánamo – y también de otras prisiones estadounidenses a lo largo del mundo, de hecho el capítulo empieza hablando largo y tendido del caso de un alemán de origen libanés que fue apresado en Macedonia y llevado a cárceles de Afganistán -. El Imperio Británico tampoco se va a escapar de las atrocidades que cometió, así como Sudáfrica.

En general, gracias al libro se puede percibir como cualquier Estado se puede convertir en un potencial generador de campos de concentración. El mayor problema del libro es que quizás en algunos puntos intenta ser excesivamente emotivo, alejándose de un enfoque cientificista y más objetivo o riguroso. Sin embargo, a cambio, el libro se lee prácticamente solo, una vez empiezas, es muy difícil parar. Además, la propuesta es demasiado interesante como para no tenerla en cuenta. Se ha obviado durante siglos la existencia de campos de concentración en muchas partes del mundo. De hecho, mucha gente cree que fueron un invento auténticamente germano, algo que se aleja de la realidad.

Entonces ¿lo recomendamos?

Por supuesto que recomendamos Una Larga Noche, un paseo triste y emotivo por la Historia del siglo XIX y XX en la que podemos observar absortos como la crueldad del ser humano no tiene ningún límite. En su contra, como ya hemos hablado, si que corre esa excesiva emotividad, ese toque quizás un poco sensacionalista. Pero es un libro que pese a su longitud, se lee prácticamente solo, es terriblemente entretenido y didáctico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.