En el momento histórico que tuvo lugar la batalla de las Navas de Tolosa (siglo XIII), nos encontramos con una Península Ibérica dividida y enfrentada. Según la historiografía medieval, por un lado, tendremos a los cinco reinos cristianos peninsulares: Castilla, con Alfonso VIII a la cabeza; León, con Alfonso IX; Portugal, con Alfonso II; Aragón, con Pedro II; y Navarra, con Sancho VII. Todos ellos, en disputa continúa por territorios y privilegios, algo que les llevó en varias ocasiones a emplear la fuerza de las armas entre sí, descuidando como consecuencia el avance de la Reconquista. Siendo necesaria la consecución de una firme unidad entre reinos cristianos para conseguir disputar en el campo de batalla a los musulmanes el dominio peninsular. Unidad que no se alcanzó hasta el siglo XIII.

Por otro lado, frente a estos reinos cristianos desunidos y enfrentados, se encontraba el compacto Imperio Almohade, con su califa Yusuf Al-Mansur a la cabeza, sucedido por su hijo Mohamed Al-Nasir en 1199. Según las fuentes árabes de la época, la llegada de estos almohades a la Península tuvo lugar entre los años 1146-1147. Quienes en primera instancia ocuparon las bases fronterizas de Tarifa y Algeciras comandados por Barraz ibn Muhammad Al-Masufi, enviado militar de Abd Al-Mumin, primer califa almohade (1130-1163). Bases desde donde partió el proceso de ocupación del territorio peninsular.

En primer lugar, los almohades se dirigieron al Algarve, y después marcharon sobre Sevilla, ciudad que se erigió como capital del Imperio en Al-Ándalus. A partir de entonces, los almohades continuaron su proceso conquistador, arrinconando a los reinos cristianos, sometiendo a los andalusíes, apartando las costumbres relajadas cultivadas por los almorávides e imponiendo su férrea fe islámica. De esta forma, se asentaba “un vasto Imperio Almohade que ocupaba al principio del siglo XIII la mitad meridional de la Península Ibérica y toda la franja del norte de África hasta Trípoli (Libia)” (PRIMO JURADO, p.83).

Mapa penisular entre 1157 y 1212
Mapa que retrata la situación peninsular previa al desarrollo de la campaña militar de Las Navas (1157-1212)

LAS NAVAS DE TOLOSA: BATALLA

La derrota en Alarcos (1195) de Alfonso VIII de Castilla frente al califa almohade Yusuf Al-Mansur fue decisiva, ya que marcó las actuaciones futuras de ambos caudillos. En los campos ciudarrealeños, los castellanos sufrieron una dura derrota que les obligó a replegarse hasta Toledo. Alfonso VIII se empecinó en no esperar a los refuerzos que los otros reinos cristianos podrían enviar, lo que le llevó sin remedio a estar en minoría frente al califa almohade en el campo militar de Alarcos. Logrando los jinetes arqueros musulmanes doblegar y masacrar a los caballeros castellanos, cuyas tan temidas cabalgadas de nada sirvieron, provocando una auténtica masacre entre la caballería castellana.

Los musulmanes tras Alarcos decidieron pasar al ataque. Sin embargo, la repentina muerte del califa Yusuf Al-Mansur (1199) y la proclamación de su hijo retrasaron los planes ofensivos. Fue entre 1202 y 1204, cuando el nuevo califa Al-Nasir –conocido por los cristianos como Miramamolín– decidió volver a pasar al ataque.  Así, tras pacificar su Imperio africano y apuntalar su autoridad califal se apoderó de Mallorca y Menorca. Proclamando, a continuación, desde la capital de su Imperio (Marrakech) la yihad contra los reinos cristianos peninsulares.

Por su parte, Alfonso VIII ante el panorama anterior buscó el apoyo del Papa Inocencio III, quien puso en marcha una bula de cruzada. Aquí, se garantizó la protección de Castilla, la cual no podría ser atacada por ninguno de sus reinos vecinos bajo pena de excomunión. Ofreciéndose además, a los siervos de Dios de toda la Cristiandad, el perdón a sus pecados si marchaban a la Península a combatir al infiel.

La nueva amenaza musulmana y la bula de cruzada anterior lograron la consecución de una cierta unidad entre los reinos cristianos peninsulares de Aragón, Castilla y Navarra. Así las cosas, la contienda estaba próxima y la tensión ante el choque armado ya se palpaba en los corazones de los contendientes con la llegada del mes de mayo de 1212.

Los cristianos con Alfonso VIII a la cabeza, lograron reunir una fuerza considerable para la época, en torno a los 27.000 hombres, siendo de estos unos: 18.000 castellanos, 8.500 aragoneses al mando de su rey Pedro II, 200 navarros a las órdenes de su rey Sancho VII y 300 voluntarios portugueses, leoneses y ultramontanos. Estos últimos sin sus reyes a la cabeza, ya que Alfonso IX de León había sido excomulgado por el Papado a causa de sus tratos con el infiel y sus ataques a Castilla, por su parte, el monarca portugués, Alfonso II, se encontraba inmerso en otros conflictos.

A pesar de todo, “las tropas de los cruzados constaban de 22.000 infantes y 5.000 jinetes. Una excelente caballería pesada donde destacaban las mesnadas reales y los freires de las cuatro órdenes militares, Santiago, Temple, Hospital y Calatrava” (PRIMO JURADO, p.84). Frente a estas fuerzas cristianas el Miramamolín compareció con un ejército superior en número, siendo sus fuerzas mayoritariamente hombres a pie, andalusíes montados, arqueros turco-mongoles a caballo y voluntarios de la fe.

Hoy en día todavía hay cierta controversia en cuanto a las cifras del combate. De esta forma, algunas fuentes señalan que los cristianos acudieron con unos 70.000 hombres y los almohades con unos 120.000. Sin embargo, otras fuentes señalan estas cifras como exageradas y abultadas, teniendo en cuenta la población peninsular del momento y el coste del mantenimiento para semejante ejército. Proponiendo números de entre 70.000-50.000 musulmanes y 30.000-20.000 cristianos. No obstante, de este baile de cifras algo que si sacamos en claro es que nos encontramos ante el mayor enfrentamiento bélico del momento.

Con todo, el contingente cristiano abandonó Toledo en mayo de 1212 y avanzó hacia el sur al encuentro de los almohades. Tras la toma de Malagón, se produjo la deserción de casi todos los ultramontanos por el calor y las incomodidades, y porque Alfonso VIII ordenó no hacer pillaje, cosa que estos no respetaron. Así, sólo quedaron 150 caballeros ultramontanos del Languedoc en liza, con el obispo de Narbona a la cabeza.

Almohades y cristianos se encontraron frente a frente el 13 de julio de 1212, tras conseguir los segundos sortear el bloqueo musulmán ejercido sobre los pasos de Despeñaperros, logrando cruzar al sur a través del paso del Puerto del Rey guiados por un pastor. En este momento, el combate era ya inminente, de un lado los cristianos acampados en la Mesa del Rey y del otro los almohades de Al-Nasir –Miramamolín para los cristianos–, acampados sobre el Cerro Olivares, separados únicamente por la llanura de las Navas de Tolosa.

Alfonso VIII alentando a sus tropas antes de la batalla
Fotografía tomada por Juan Laurent y Minier hacia 1872 a la obra del pintor Antonio Salvador Casanova y Estorach, titulada: El rey Alfonso VIII, alentando a sus tropas antes de comenzar la batalla de las Navas. La obra fotográfica se conserva actualmente en el Museo del Prado

Alfonso VIII decidió cambiar la estrategia con respecto a la empleada en Alarcos, ya que la caballería almohade ligera hizo estragos con sus movimientos envolventes sobre la pesada y lenta caballería cristiana. Por ello, en esta ocasión el ejército cruzado se dispuso en tres líneas, la primera ocupada por varias milicias concejiles castellanas y numerosos caballeros, todos ellos liderados por Diego López de Haro, señor de Vizcaya. La segunda albergaba a más milicianos, a los aragoneses, a los navarros, a los portugueses, a los ultramontanos y a las órdenes militares. Y la tercera, en retaguardia, fue el lugar escogido para los tres monarcas cristianos, Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra.

Fue en las primeras horas del alba del 16 de julio de 1212 cuando se desataron las hostilidades, saliendo la primera línea cristiana al ataque y en cuesta arriba hacia las posiciones almohades. Topándose en primera instancia con los voluntarios yihadistas, mal armados y equipados, causando la caballería del señor de Vizcaya estragos entre sus filas. De esta forma, los cristianos consiguieron acabar con la primera línea de las fuerzas almohades y proseguir su avance sobre la segunda línea.

Es en este momento, cuando los generales del Miramamolín intentaron poner en marcha la misma estrategia de Alarcos. Empleando idénticos movimientos de ataque y huida, incitando a los caballeros cristianos a perseguir a los jinetes arqueros musulmanes y a caer en su trampa. Sin embargo, en esta ocasión las fuerzas de la cruz se limitaron a reagruparse y a mantenerse unidas frente a la segunda línea almohade.

El choque entre los hombres del señor de Vizcaya y la segunda línea musulmana fue duro y sangriento, quedando rápidamente reducidas las fuerzas cristianas a menos de la mitad. Especialmente contundente fue el golpe para los milicianos madrileños quienes quedaron prácticamente exterminados. Era el momento de dejar paso a la segunda línea cristiana, la cual plantó cara bravamente a las poderosas tropas de andalusíes y regulares almohades. Ante lo denso del combate y la maraña de hombres que se vivió en el campo de las Navas, las órdenes militares no pudieron poner en marcha su estrategia de cargas, tocándoles entablar combate cuerpo a cuerpo junto a la infantería cristiana que aún resistía. Intentando doblegar navarros, portugueses, leoneses, castellanos y ultramontanos a un enemigo superior en número.

Fue este el episodio crítico de la batalla, pues los cruzados estuvieron a punto de ser doblegados, envueltos por sus alas y rodeados, lo que habría supuesto su perdición total. Sin embargo, en este momento de desesperación fue cuando nos encontramos ante el episodio clave que decantó la balanza de la contienda hacia el lado cristiano. Así, “Alfonso VIII, decidió que no volvería a Castilla otra vez vivo y derrotado. Miró a su derecha al arzobispo Jiménez de Rada y le dijo, mientras desenvainaba la espada:          << ¡Aquí, señor obispo, morimos todos! >>. Y ordenando tremolar el pendón de Castilla se lanzó a la carga con su mesnada real” (PRIMO JURADO, p.89). Siendo inmediatamente seguido por los otros dos monarcas restantes, produciéndose como consecuencia la famosa carga de los tres reyes.

La carga de los soberanos rompió la compacta línea almohade creando huecos, rápidamente aprovechados por la infantería cristiana para penetrar entre las filas musulmanas. Provocando una gran mortandad entre los almohades, quienes empezaron a darse por vencidos y a iniciar la retirada. Con la vanguardia almohade derrotada, los caballeros cristianos en centraron en su objetivo final, tomar el campamento musulmán y la tienda roja del califa. Quien había estado toda la batalla encerrado en la misma leyendo el Corán.

Pendón de las Navas de Tolosa
Pendón de las Navas de Tolosa (siglo XIII). La tradición proclama que el pendón fue tomado por el rey Alfonso VIII de Castilla como botín de guerra tras derrotar al califa almohade Al-Nasir. Actualmente se conserva en el Museo de Telas Medievales de Burgos, ubicado en el Monasterio de las Huelgas Reales. El trofeo arrebatado al califa esta tejido en oro, plata y seda, con unas dimensiones excepcionales: 336 x 222 cm

No obstante, alcanzar dicho objetivo era complicado pues el Miramamolín, en la víspera de la batalla, había mandado rodear el campamento con cestos de mimbre de metro y medio, rellenos con arena y atados unos a otros para evitar la penetración de la caballería cruzada. Además, la tienda del califa se encontraba fuertemente custodiada y rodeada por su Guardia Negra de fornidos subsaharianos, encadenados entre sí y armados con grandes lanzas. Esta muralla de hombres impidió durante largo rato el paso a la caballería cristiana, desarrollándose una cruenta lucha entre la Guardia Negra y los infantes cristianos, dando tiempo al califa para huir. Cuenta la leyenda que fue el monarca Sancho VII de Navarra quien consiguió romper el cerco de las cadenas con su arma, permitiendo con su valerosa acción la penetración en el cerco de la tienda.

Finalmente, la Guardia Negra y el campamento claudicaron ante el empuje cristiano. Con el Miramamolín huido y sus tropas en frenética retirada se dio por finalizada la batalla, celebrando los cristianos, allí mismo, su victoria sobre el Príncipe de los Creyentes y sus huestes musulmanas. Seguidamente, tras una breve celebración, los cristianos se lanzaron a la persecución de los huidos, decretándose que no se harían prisioneros. La batalla había concluido y la Cristiandad había triunfado sobre el islam.

Lienzo de la batalla de Las Navas
Óleo sobre lienzo de Francisco de Paula Van Halen y Gil, datado en 1864 y titulado: Batalla de las Navas de Tolosa o de Alacab, ganada contra los moros, en las inmediaciones de Sierra Morena, por don Alfonso VIII de Castilla, ayudado por los reyes de Aragón y Navarra, el día 16 de julio de 1212. Actualmente, la obra se conserva en el Museo del Prado

CONSECUENCIAS

La batalla de las Navas de Tolosa se saldo con victoria para los cristianos, siendo fundamental, para ello, el cambio de estrategia con respecto a contiendas anteriores. Así, para dicha refriega se decidió que Sancho VII no entraría con su caballería en la primera cabalgada como este pretendió hacer, lo cual fue decisivo ya que cuando los almohades empezaron a envolver a la caballería cristina, Sancho VII entró en juego con sus tropas, junto a Alfonso VIII y Pedro II, arrasando las defensas almohades y decantando la batalla del lado cristiano. Los musulmanes se vieron envueltos en medio de un gran tumulto de caballos y hombres, donde su rápida caballería y sus arqueros no sirvieron de nada.

Sin embargo, a pesar de la contundente victoria cristiana anterior las bajas fueron numerosas para ambos bandos. Perdiendo los musulmanes cerca de 35.000 hombres en el campo de batalla y los cristianos cerca de un 10% de sus hombres en contienda.

Óleo sobre lienzo obra de José Mongrell, datado en torno a 1890 y titulado: Batalla de las Navas de Tolosa. La obra nos muestra el momento justo de la victoria cristiana sobre el contingente almohade.

Los musulmanes fueron poco disciplinados durante la batalla, suponiendo esta la primera gran derrota de los almohades en lucha campal. Desastre bélico que llevó a los almohades al comienzo de su descomposición como Imperio, declive al que se sumó la muerte del califa, “Al-Nasir era asesinado por sus cortesanos en el alcázar de Marrakech, convertido en su refugio desde la fatídica derrota de Las Navas. Le heredó su hijo […] que en el momento de recibir el Imperio era aún muy joven” (PÉREZ DE TUDELA, p.453).

La pronta muerte del califa marcó la tendencia de fallecimientos que se vivió tras la batalla, ya que la nomina de protagonistas participantes cambió en los años siguientes, pues la mayoría pereció. Así, Pedro II de Aragón fue el primer protagonista en claudicar, el cual murió en la batalla de Muret (1213), ese mismo año pereció el califa como acabo de señalar, y en octubre de 1214, se produjo la muerte del gran instigador de la empresa, Alfonso VIII de Castilla. Quien dejó el reino en manos de su hijo menor, Enrique. Por su parte, el único superviviente de los protagonistas de Las Navas fue Sancho VII de Navarra, quien finalmente falleció sin heredero en 1234.

Sepulcro de Alfonso VIII y Leonor de Plantagenet
Sepulcro de Alfonso VIII de Castilla y de su esposa Leonor de Plantagenet, ubicado en el coro de la iglesia del Monasterio de las Huelgas Reales (Burgos). Dentro de dichos sepulcros, según los análisis realizados durante el siglo XX, se descubrió que el cuerpo del rey se encontraba momificado completamente, excepto la cabeza. Además, dicho cuerpo se encontraba destrozado, ya que los sepulcros reales fueron profanados por las tropas francesas de Napoleón durante la Guerra de la Independencia (Siglo XIX), quienes se llevaron los ropajes reales, su túnica y su almohada.

Consecuencia inmediata de la victoria fue la toma de Úbeda y Baeza. La victoria habría sido mucho más efectiva si no se hubiera desencadenado en aquellos mismos años una hambruna que ralentizó la Reconquista, situación de penurias que se prologó hasta 1225.

Sin embargo, todas las pérdidas y calamidades anteriores merecieron la pena para los cristianos pues por primera vez desde el año 711 la frontera castellano-andalusí se restableció en la línea de Sierra Morena. Además, como consecuencia de esta batalla, el poder musulmán en la Península Ibérica comenzó su declive y la Reconquista tomó un impulso que produjo en los siguientes cuarenta años el avance de los reinos cristianos, los cuales conquistaron casi todos los territorios del sur bajo poder musulmán.

Castilla, como impulsora de la empresa bélica, resultó como la mayor beneficiaria de la victoria. La cual contribuyó al fortalecimiento de sus fronteras continuamente atacadas antaño, a posicionarse como el reino peninsular predominante y a impulsar un proceso de conquista sobre el sur peninsular, antes completamente vedado. Proyecto expansivo que alcanzó su máximo esplendor tras la unión de los reinos de Castilla y León bajo el reinado de Fernando III el Santo. Quien logró tomar: Córdoba en 1236, Murcia en 1243, Jaén en 1245 y Sevilla en 1248.

En definitiva, a lo largo del siglo XIII la presencia musulmana en la Península fue difuminándose. Erigiéndose como único bastión musulmán el reino de Granada, vasallo del rey de Castilla. Cuya conquista no interesó inicialmente, ya que pagaba mensualmente importantes sumas de oro a la Corona. Rompiendo sólo su pacto de vasallaje en contadas ocasiones, siendo rápidamente sometido de nuevo. Así, tocó aguardar hasta el reinado de los Reyes Católicos para alcanzar la conquista de Granada (1492), poniendo con ella punto y final definitivamente a la Reconquista. Culmen a una milenaria empresa que sin la costosa victoria alcanzada por las huestes cristianas en los campos jienenses de las Navas quizá nunca se habría alcanzado.

BIBLIOGRAFÍA

AYTON, A. (2005). Armas, armaduras y caballos. En M. Keen (ed.), Historia de la guerra en la Edad Media (pp.239-267). Madrid: A. Machado Libros.

FLORI, J. (2001). Caballeros y Caballería en la Edad Media. Barcelona: Paidos Ibérica.

GARCÍA-GUIJARRO, L. (2010). Papado, cruzadas y órdenes militares. Siglos XI-XIII. Madrid: Cátedra.

GARCÍA TURZA, J. (2014). El final de la Reconquista. En V. A. Álvarez Palenzuela (coord.), Historia de España en la Edad Media (pp.477-496). Barcelona: Ariel.

GRANT, R. G. (2009). Soldado. Historia visual del combatiente. Madrid: Pearson Educación.

MARTÍNEZ DÍEZ, G. (2007). Alfonso VIII, rey de Castilla y Toledo (1158-1214). Gijón: Trea.

PÉREZ DE TUDELA, M. I. (2014). Unión de León y Castilla: ruptura del equilibrio peninsular. En V. A. Álvarez Palenzuela (coord.), Historia de España en la Edad Media (pp.451-475). Barcelona: Ariel.

PRIMO JURADO, J. J. (2016). Grandes batallas de la historia de España. Madrid: Almuzara.

RUIZ MORENO, M. J. (2015). La batalla de Alarcos 1195. Preludio de las Navas de Tolosa. Madrid: Almena ediciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.