Inicio Historia Contemporánea La prensa española y la Guerra de las Malvinas

La prensa española y la Guerra de las Malvinas

0

En abril de 1982 dio comienzo la Guerra de las Malvinas entre la Argentina del dictador Leopoldo Galtieri y el Reino Unido de la Dama de Hierro, Margaret Thatcher. Aquel conflicto fue recogido por la prensa internacional de numerosos países. Entre esta prensa estuvo, por supuesto, la española, que no dudó en dar todo lujo de detalles en las páginas de los periódicos diarios. Por ello, en este artículo vamos a analizar como  trataron tres periódicos españoles (ABC, El País y La Vanguardia)el conflicto, los cuales dedicaron extensos reportajes a la guerra entre Argentina y Reino Unido.

Utilizando estos tres diarios de suma importancia en España se pretenderá dar una idea general del conflicto. El análisis completo incluso de sólo estos tres periódicos daría para escribir un grueso volumen. Por ello, el análisis se centra en tres hechos destacables: La invasión relámpago de las Malvinas por parte de Argentina, el hundimiento del crucero ligero ARA General Belgrano y el destructor HMS Sheffield, y por último, la rendición argentina a mediados de junio de ese año.

Bandos enfrentados

Los países de América Latina han vivido a lo largo del siglo XX una gran diversidad de conflictos. El siglo de 1900 se abrió con la retirada española de las últimas colonias que poseía en el Caribe. La derrota a mano de las fuerzas armadas de los Estados Unidos abrió un nuevo periodo. A lo largo de todo el siglo, las acciones bélicas y conflictos se sucedieron en el continente, ya sea como guerra convencional, intervención o guerra irregular en forma de guerrillas. La Guerra de las Malvinas se diferencia en todas ellas en la peculiar característica de que uno de los contendientes en pugna estaba situado fuera del ámbito latinoamericano. En este caso, el Reino Unido de Margaret Thatcher. Por el otro lado, nos encontramos a una República de Argentina dirigida por un grupo de militares en un sistema político dictatorial.

La Argentina de Leopoldo Galtieri frente al conflicto

La República Argentina se encontraba, en el momento de la guerra, dirigida por una cúpula militar. Al frente de esta se encontraba el general Leopoldo Galtieri, aunque antes de él había estado el más conocido Rafael Videla. El dictador Leopoldo Galtieri gobernó durante los últimos momentos de la dictadura militar en Argentina. La dictadura argentina se encontraba cada día más criticada y respondida desde la sociedad argentina. Las medidas que se tomaban desde el gobierno eran cada vez más impopulares, por lo que la situación de Leopoldo Galtieri no era la vivida en años previos.

Actualmente todavía se tiene en duda lo que motivó a la Argentina de Leopoldo Galtieri la invasión de las Malvinas (Zelaya, 2017: 1). Todo parece apuntar a que la dictadura argentina quería marcarse el tanto de una victoria militar que devolviera el prestigio a las fuerzas armadas. Fuera como fuere lo cierto es que el plan de invasión de las Malvinas se encontraba en la agenda argentina desde una fecha tan temprana como 1977 (Zelaya, ibíd.)

El 2 de abril de 1982 un cuerpo expedicionario enviado por Argentina desembarcó en las islas Malvinas. La guarnición británica que se encontraba en la zona no era ni numerosa ni estaba preparada, por lo que Argentina controló fácilmente la situación y se hizo con el control del archipiélago en un breve periodo de tiempo. Las imágenes de soldados argentinos escoltando a los prisioneros británicos supusieron todo un hito en aquel momento. Desde la junta militar se lanzó el siguiente mensaje:

La República, a través de sus fuerzas armadas, mediante la concreción exitosa de una operación conjunta, ha recuperado las Islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur para el patrimonio nacional”. (VV. AA., 2015: 4)

La prensa civil argentina de aquel periodo tampoco se quedó atrás en este discurso triunfalista. El diario Crónica anunciaba “Argentinazo: las Malvinas recuperadas”. La utilización de los medios de comunicación fue vital para hacer ver a la población que la situación estaba realmente controlada una vez que Reino Unido se decidió a actuar. Hay que destacar que los medios de comunicación, diarios, sobre todo, recibían datos e información de las fuerzas armadas por lo que esta estaba manipulada o censurada debidamente. El diario Clarín, otro medio que apoyaba a los militares, publicó en los primeros días de abril “Euforia popular por la recuperación de las Malvinas”.

Durante todo el mes de abril de 1982 el gobierno argentino pudo disfrutar de un periodo de victoria. El prestigio de la dictadura se recuperó en cierta medida, pero la respuesta británica no se hizo de esperar. Las fuerzas expedicionarias argentina tendrían que enfrentarse tarde o temprano al intento de recuperación británica del archipiélago.

El Reino Unido de Margaret Thatcher frente al conflicto

La invasión de las Malvinas por parte de las fuerzas armadas argentinas pilló de imprevisto al gobierno británico, aunque sí que hubo una serie de avisos, que por aquel entonces estaba dirigido por Margaret Thatcher, la conocida como Dama de Hierro. La reacción desde el gobierno de Reino Unido no se hizo esperar. Tras las primeras noticias de la invasión y posterior ocupación, la primera ministra Thatcher ordenó la movilización de la flota para poner rumbo al archipiélago en una misión de recuperación. El viaje de los efectivos británicos duró aproximadamente todo el mes de abril, puesto que hasta el periodo comprendido entre el 30 de abril y el 1 de mayo no llegaron las primeras fuerzas a la isla.

Seguramente, el hecho que más benefició al gobierno de Reino Unido para lanzarse a recuperar la soberanía de las Malvinas fue la resolución 502 de la ONU. En esta se detallaban tres importantes puntos que consideraban a Argentina como país agresor frente a Inglaterra. El primer punto pedía el cese de hostilidades, el segundo la evacuación y retirada de todas las fuerzas argentinas y por último instaba a los dos gobiernos a llegar a una solución diplomática sobre el conflicto (Yofre, 2011: 241-42). Con esta protección del derecho internacional, Reino Unido pudo actuar sin las manos atadas para recuperar el archipiélago.

La primera ministra Margaret Thatcher apareció en esas semanas en los medios de comunicación televisivos. Ella misma dejó claro que las medidas militares contra Argentina iban a ser las más efectivas puesto que las negociaciones se alargarían durante semanas por presión de la dictadura latinoamericana hasta la posterior llegada del invierno para sí dificultar el movimiento de las fuerzas británicas[5]. Thatcher dejó claro que la actuación militar contra el país latinoamericano era inevitable. Por lo tanto, la situación continuó hacia la guerra.

Los hechos de armas y consecuencias

Aunque este ensayo no tiene una temática histórico militar es imposible no referirnos en este contexto a los hechos de armas y las consecuencias. No se pueden dejar de lado estas perspectivas debido a qué lo que ocurrió en los combates fue lo que desarrolló la situación posterior entre ambos países.

Los enfrentamientos entre las dos fuerzas expedicionarias comenzaron el primer día de mayo de 1982. Los contingentes británicos desplegados frente al archipiélago no tardaron, aunque fuera lentamente, en hacerse con el control de la situación. Las fuerzas armadas argentinas estaban compuestas por soldados profesionales, pero también por reclutas provenientes del servicio militar obligatorio. Argentina permaneció a la defensiva en los puestos que había reconquistado el pasado mes de abril e incluso logró encajar algunos datos considerables a los británicos. Lo más destacado fue el hundimiento del buque HMS Sheffield el día 10 de mayo mediante una acción aérea.

Las escaramuzas continuaron sucediéndose a lo largo del mes de mayo y comienzos de junio. Las bajas militares no eran sorprendentes, y los enfrentamientos eran de baja intensidad. Las derrotas argentinas también se sucedieron hasta llegar al mes de junio. El estado mayor argentino planteó una operación contra la retaguardia británica. La misma se proponía el lanzamiento de paracaidistas tras las líneas inglesas para retomar la iniciativa. Después de valorar que la cobertura área iba a ser deficiente se renunció a seguir con el plan. En junio se vio que la resistencia argentina ya estaba llegando al extremo. El día 14 de ese mes, las fuerzas desplegadas por la dictadura se tuvieron que rendir por falta de medios. La guerra de las Malvinas había terminado después de un mes y medio.

Las consecuencias fueron diversas. Por supuesto, la primera de ellas fue la retirada de Argentina de las retomadas islas Malvinas. Aunque las Malvinas fueron recuperadas por el gobierno británico de Margaret Thatcher, hoy continúa siendo tema de discordia entre ambos países. La dictadura militar argentina quedó deslegitimada tras un pequeño momento de euforia popular. La tensión que surgió debido a la derrota y a las pérdidas militares abrió el camino para el desmantelamiento de la dictadura. Por último, no se pueden olvidar los cientos de suicidios que se produjeron entre los soldados de los dos países enfrentados. Es un hecho que no debe olvidarse para futuros estudios: cómo un pequeño conflicto produjo, psicológicamente, un trauma severo con graves secuelas en los combatientes enviados.

La Guerra de las Malvinas en la prensa española

Las noticias de la recuperación de las Malvinas

Como no puede ser de otra manera, hay que comenzar por el principio del conflicto y esto es hablar del día 2 de abril de 1982, cuando la fuerza expedicionaria argentina se hizo con el control del archipiélago rápidamente. Las noticias sobre la invasión de las Malvinas por parte de Argentina se dieron a conocer en España aproximadamente a partir del día 3 de abril. Es decir, al día siguiente de la operación militar. Hay que tener en cuenta la distancia que separaba ambos países, pero se puede valorar como positiva la rapidez de los medios, ya que hay tener en cuenta también la franja horaria.

El día 3 de abril, el diario ABC informó a sus lectores del suceso[6]. La portada de este día es verdaderamente interesante, seguramente la que más de todos los diarios españoles. En ella aparecía no una foto del conflicto argentino, sino de un pequeño grupo de españoles frente a las alambradas que rodean el Peñón de Gibraltar. En el pequeño texto abajo en el margen derecho se podía leer con el título de «Reencuentro en la penúltima fase»:

Dentro de dos semanas, (…) van a ser abiertas las puertas desde hace varios años interrumpen la naturalidad entre España y la zona del Peñón. (…) Escenas como ésta, tomada ayer, el mismo día en que el ejército argentino recuperaba las islas Malvinas. El reencuentro entre dos poblaciones hermana de idénticas costumbres lengua pese al barniz británico de una de ellas”. (ABC, 3/04/82: 1)

La prensa española y la Guerra de las Malvinas
Imagen donde se muestra la primera información seria sobre la ocupación argentina de las Malvinas. Diario ABC, 3 de abril de 1982, p. 5.

Desde esta óptica se pueden interpretar muchas cosas y es difícil no ver una intencionalidad de similitud entre lo realizado por Argentina y lo que quería España. Dos países de habla hispana frente al gigante británico. La clave de la noticia se encuentra en el uso del término “recuperar” respecto a las islas Malvinas. No se habla de invasión, sino de una recuperación, haciendo alusión a que ese algo le pertenecía tiempo atrás.

En varias páginas del diario ABC de este día se amplia la información levemente dedicando un pequeño número de párrafos al estado de la cuestión. En la página cinco, con el título de «La anexión argentina de las islas Malvinas» (ABC, 3/04/82: 5), informan de que la situación es de gravedad en Reino Unido y que en las calles de Buenos Aires ha explotado el júbilo de la población frente a la noticia de la recuperación. Se añaden fotografías del ministro británicos de Asuntos Exteriores, Lord Carrington, además de Leopoldo Galtieri.

En la página nueve se publica un texto más estructurado sobre lo ocurrido. El título que precede a la información es clarividente «Conmoción en Londres por la audaz iniciativa argentina» (ABC, 3/04/82: 9). Se avisa de tres principales hechos: La exigencia de Estados Unidos de que los argentinos se retiren, de la sorpresa británica ante la invasión y de la declaración por parte de España de que el conflicto se solucione pacíficamente.

Pasamos al diario La Vanguardia donde la situación de las Malvinas se muestra en la página quince (sección Internacional) de ese día. A diferencia del ABC, se le dedica al tema una página completa especificando y desarrollando lo ocurrido. Todo ello contando bajo el título de «La inesperada ocupación militar argentina de las Malvinas» (La Vanguardia, 1982: 15) como antetítulo.  Sin embargo, el titular propiamente dicho explica que «Washington recomienda cautela» (Ibíd). Como subtítulo, narra que, «Por su parte, Moscú anuncia que está al lado de Buenos Aires» (Ibíd).

La prensa española y la Guerra de las Malvinas
La Vanguardia, 3 de abril de 1982, informa de la ocupación militar argentina de las Malvinas, p. 15.

En la noticia se disponen, como en la anterior citada del ABC, de varios puntos importantes a tener en cuenta. En primer lugar, la postura de Washington. El presidente Reagan había telefoneado a Galtieri, pero la invasión se había producido ya. Estados Unidos da su apoyo incondicional a Gran Bretaña ante esta agresión. En segundo lugar, la postura de Moscú. Por el contrario, la Unión Soviética apoya a Galtieri en esta campaña a la que considera legitima. Este apoyo se hace debido a la posición efectuada por EE. UU. y, para finalizar, también se debe tener en cuenta qué narra sobre el debate interno en la ONU y la OTAN respecto si apoyar o no las acciones y a Reino Unido. Se muestra asimismo las discusiones entre los parlamentarios británicos y argentinos. Se pide también la retirada de las fuerzas enviadas.

En esta noticia de La Vanguardia tiene un añadido que otras no adjuntaron en un primer momento: una historia propia sobre las Malvinas y una situación geográfica. La Vanguardia añadió un pequeño recuadro en la parte inferior donde se adjuntaba un pequeño mapa del archipiélago. Además, se daban unas breves pinceladas de historia sobre las islas desde el siglo XIX.

Por otro lado, en ambas noticias hay menciones irónicas hacia Reino Unido. En el ABC ya lo hemos visto con esa comparación entre lo ocurrido en las Malvinas y el tema de Gibraltar. En La Vanguardia, en el margen derecho se podía leer “Para los ingleses es gravísimo pues crea además un precedente que Guatemala podría invocar cuando desee invadir Belice, otra posesión española arrebatada ilegalmente en su día por la «pérfida Albión»” (Ibíd). Estas pequeñas referencias cargadas de acidez se van a repetir en los diarios españoles a lo largo del conflicto. Ese resquemor y “odio” a lo inglés tenía una base histórica muy fuerte en España.

Pasamos en último lugar, pero no menos importante, a la portada del diario El País, que como sus compañeros de prensa en papel publicó sobre la cuestión el día 3 de abril. En esta ocasión la noticia de las Malvinas ocupa la primera plana, la portada y se le concede una especial atención al desarrollo de los acontecimientos de lo que esta ocurriendo en el Atlántico Sur. El País informa «La Junta Militar argentina se apodera por la fuerza de las islas Malvinas, colonia británica» (El País, 3/04/82: Portada). Este titular tiene una característica distintiva respecto a los otros dos diarios analizados, y es el de dar una entidad territorial-política a las Malvinas, considerándolas Colonia.

La información que se ofrece es bastante completa. Se añaden en la portada dos fotografías, una de la primera ministra Margaret Thatcher abandonando su residencia para ir a tratar el asunto al parlamento y otra de una plaza de Buenos Aires abarrotada de civiles celebrando la victoria de las armas argentinas en la campaña que apenas había durado un día y medio y sin bajas militares.

La prensa española y la Guerra de las Malvinas
Portada de El País el día que se conoció de la ocupación de las Malvinas, colonia británica. 3 de abril de 1982, p. 1.

Aparte de la información sobre los diferentes movimientos de los contendientes y de Estados Unidos (como se puede leer en forma de subtítulo arriba), importa la posición del gobierno de España. En otros diarios esta posición quedaba un poco en el aire, aunque se muestra que España rechaza la violencia venga de donde venga. Pero en El País se añade un pequeño título «España, por la descolonización» (Ibíd). El gobierno español de Calvo Sotelo hizo una declaración oficial en el que se pedía que las Malvinas volvieran a ser soberanía argentina.

Según informaba El País:

El Gobierno español se declaró ayer favorable a la descolonización del archipiélago de las Malvinas (…) El gabinete Calvo Sotelo pide en la declaración el restablecimiento de la integridad territorial argentina con la salvaguardia de los intereses y bienestar de la población” (Ibíd).

En resumen, podemos concluir que la prensa de España recogió de manera eficiente la noticia de la ocupación de las Malvinas, puesto que en los diarios importantes se dio la información y se completó y profundizó. De otro modo, los diarios españoles se posicionaron de manera no oficial con Argentina. No a nivel militar, pero si a nivel político, puesto que la recuperación de la soberanía de las Malvinas les parecía una justa causa de la dictadura militar de Argentina frente al Reino Unido de Margaret Thatcher.

El conflicto: el hundimiento del «Belgrano» y el «Sheffield»

Después de analizar las noticias de la prensa dedicada al inicio del conflicto con la ocupación del archipiélago de las Malvinas por parte de Argentina, es hora de centrarse en las publicaciones que giraron en torno al conflicto per se. A lo largo de todo el mes de mayo y comienzos de junio la prensa española continuó publicando informes sobre la situación en las Malvinas. En este caso, nos centraremos en dos hechos que siguen trascendiendo hasta la actualidad: los hundimientos del crucero argentino Belgrano (2 de mayo) y del crucero británico Sheffield (5 de mayo).

El hundimiento del crucero argentino General Belgrano fue el suceso que anunció la escalada de tensión entre ambos países. Asimismo, también anunció que se descartaba una salida pacífica y diplomática al conflicto en ciernes. El crucero General Belgrano fue adquirido por la armada argentina en 1951 a los Estados Unidos, donde tenía el nombre de Phoenix. Entre las curiosidades de este navío esta que sobrevivió el 7 de diciembre de 1941 al ataque japonés en Pearl Harbor (Hawái) (ABC, 02/05/82: 7). El buque argentino fue hundido tras ser alcanzado por tres torpedos británicos lanzados desde el submarino HMS Conqueror. Los tres impactos produjeron 323 bajas de los 1093 de los que se componía toda la tripulación (Fabiola, 2014: 3).

La noticia apareció en los diarios españoles entre el propio 2 y 4 de ese mismo mes de mayo. La Vanguardia le dedicó la portada el día 4 de mayo a la cuestión. En la misma se podía leer «La escalada de las Malvinas» (La Vanguardia, 4/05/82: 1). Se añade una fotografía del crucero argentino junto a esta información:

Según fuentes británicas, ha sido alcanzado por un torpedo y, como consecuencia, inutilizado” (Ibíd).

Aunque la noticia es cierta, se puede notar que el ambiente bélico distorsiona la información que reciben los medios extranjeros. Pues se puede notar cierto escepticismo en cuanto a lo que se afirma del General Belgrano.  El diario ABC publica el día 5 de mayo la confirmación de la noticia del hundimiento del buque argentino. ABC le dedica la portada «Se confirma la tragedia. Crucero “General Belgrano”: cerca de 500 muertos» (ABC, 05/05/82: portada). ABC avisa de:

La Comunidad Económica esta dando marcha atrás en su apoyo a la señora Thatcher y en algunos países han hecho saber que no desean verse involucrados en una guerra “ni si quiera políticamente” (Ibíd).

Esto último es consecuencia directa del ataque británico y sobre todo del número de bajas que se producen. Y es que el General Belgrano era el segundo buque de mayor tamaño del que disponía la armada argentina (ABC, 02/06/82: 7). El diario El País también anunció la noticia del hundimiento del navío argentino (El País, 04/05/82: 12) a 250 millas al suroeste del archipiélago de Las Malvinas.

La prensa española y la Guerra de las Malvinas
Portada del diario ABC el miércoles 5 de mayo de 1982.

Los medios de comunicación españoles también se hicieron eco de la actuación argentina contra el crucero británico Sheffield. El hecho tuvo una gran trascendencia a nivel militar puesto que el crucero de la Royal Navy fue hundido en una acción aérea. Un caza argentino logró lanzar con éxito un misil contra el navío. La aeronave argentina hizo la aproximación volando a baja altura, evitando así el radar de este. El impacto produjo el hundimiento del crucero sin que las autoridades británicas pudieran hacer nada. La noticia apareció en la prensa entre el día 5 y 6 de mayo si tomamos de referencia El País y el ABC. El hundimiento del crucero Sheffield produjo la muerte de 30 marineros (El País, 05/05/82: portada) además de un número indeterminado de heridos. Los supervivientes lograron abandonar la embarcación para ponerse a salvo.

El País aquel día 5 de mayo de 1982 publicó en portada la noticia del hundimiento del Sheffield. El titular es clarividente «Argentina contraataca y hunde un destructor inglés» (Ibíd). Las muertes de los 30 marineros supusieron las primeras bajas mortales británicas en la contienda. La noticia fue desarrollada extensamente en este diario. Se añade una vez más la posición española frente al conflicto. El gobierno de España pide en Nueva York que sea la ONU quien tome cartas en el asunto. De todas maneras, España continúa apoyando en el plano político la soberanía argentina del territorio. En la columna se añaden las palabras de Pérez-Llorca:

Es un problema colonial, en el que los españoles siempre, claramente, hemos estado a favor de la soberanía argentina” (Ibíd).

La Vanguardia también dedicó una página de la edición publicada el día 6 de mayo al hundimiento del buque británico. De las tres noticias aportadas por estos diarios españoles, la de La Vanguardia muestra el tono más irónico y anecdótico. La información se publicó en la página nº. 36 de dicha edición y contenía un breve texto. Pero a diferencia del ABC y El País, contenía mayor cantidad de material gráfico, incluso una imagen en la que se puede observar prensa inglesa con la noticia del hundimiento. La Vanguardia informaba bajo el titular de «Las orejas del lobo» (La Vanguardia, 06/05/82: 36):

Inglaterra ha visto las orejas de lobo por primera vez desde el comienzo de la guerra por la posesión de las Malvinas. El destructor «Sheffield», hundido por un avión argentino, ha sido la primera baja sufrida en carne propia, y el hecho de una treintena, como mínimo, de muertos ingleses ha sensibilizado repentinamente al pueblo británico” (Ibíd).

Por último y para finalizar este apartado con dos noticias, una de La Vanguardia el día 7 de mayo y otra del 2 de junio del diario ABC. En la de La Vanguardia, publicada en la sección de Internacional, se expone hasta ahora como se ha desarrollado con el conflicto bajo el titular de «Malvinas: es posible una escalada bélica» (La Vanguardia, 07/05/82: 14).

En tipografía de mayor tamaño se da la cifra de 1.500 muertos. La misma es sorprendente, aunque luego es matizada. Puesto que son 1.500 bajas entre muertos y heridos. No hay un número concreto de cada una de ellas. Otro de los datos añadidos es que los argentinos logran repeler los intentos de desembarco británicos. Al final de la página, en el margen inferior derecho hay un pequeño titular «Lecciones militares» en las que se describen los hechos más importantes a nivel militar. Se desarrolla la cuestión de los submarinos nucleares, puesto que es la primera vez que se utilizan y de los misiles lanzados por la aviación.

La prensa española y la Guerra de las Malvinas
Portada «Malvinas: Una guerra con enormes pérdidas materiales», 2 de junio de 1982, p.5

El ABC, cerca de un mes más tarde y con el conflicto a quince días de resolverse por medio de las armas publicaba «Malvinas: una guerra con enormes pérdidas materiales» (ABC, 02/06/82: 5-8). De nuevo, a nivel militar la noticia tiene una gran relevancia, ya que se muestra como la guerra de las Malvinas se ha llevado por delante un gran número de hombres y de material bélico. No obstante, según fuentes oficiales de ambos bandos, se han contabilizado 114 muertos y 442 desaparecidos (Ibíd). En las tres páginas que dedica el periódico a la noticia se añade una gran cantidad de material fotográfico en el que se detalla todas las pérdidas materiales que han tenido los contendientes, a nivel naval y aéreo. Se explica al pie de cada fotografía brevemente la aeronave o buque que era (Ibíd).

La derrota de Argentina y la victoria de Reino Unido

Como ya es sabido, los británicos después de la resistencia argentina en los primeros combates, lograron establecer sendas cabezas de playa y desembarcar a los hombres del cuerpo expedicionario que había sido enviado desde Reino Unido. Las consecuciones de enfrentamientos entre fuerzas argentinas y británicas llevó a la derrota de las primeras en un periodo de tiempo relativamente corto. Los “hijos de Thatcher” lograron una victoria gracias a la cantidad de material enviado desde miles de kilómetros de distancia. La gran mayoría de fuerzas argentinas fueron hechas prisioneras.

Este punto final de la campaña de las Malvinas por supuesto fue recogido por los periódicos españoles. Entre los días 14 y 16 de junio se recogieron todas las impresiones sobre la finalización del conflicto. En los tres diarios hubo una gran intensidad de noticias sobre Argentina en este periodo de tiempo que va desde el anuncio de la derrota y retirada hasta las manifestaciones y tensiones contra la Junta Militar Argentina. Se puede ver claramente que la derrota en las armas produjo la destrucción y disolución de la dictadura militar argentina.

La prensa española y la Guerra de las Malvinas
Página de la sección internacional del ABC «Thatcher anunció anoche ante los Comunes la rendición de Argentina», p. 21.

Comenzando por el ABC, el 15 de junio este diario publicaba en su sección internacional «Thatcher anunció anoche ante los Comunes la rendición argentina» (ABC, 15/06/82: 21). En la noticia se especificaba como habían sido los últimos momentos de la guerra. Además, se añadían dos fotografías en las que se resumía la ofensiva final británica para retomar el archipiélago. La campaña se resume en que las tropas expedicionarias inglesas no lo habían tenido tan fácil como ellos esperaban. Si hay que destacar algo en esta página, son las felicitaciones del líder de la oposición Michael Foot a la primera ministra. Según decía el líder de la oposición:

La noticia es buena para todos: han puesto punto y final al derramamiento de sangre” (Ibíd).

En La Vanguardia también publicó este mismo día un informe sobre la rendición argentina y la victoria británica. Lo cierto es que es, en comparación con el ABC, un material mucho más completo. La página 13 de la edición de ese día tiene nada menos que tres titulares sobre la guerra de las Malvinas. Los titulares fueron: «El general Menéndez negocia la rendición», «Argentina, dispuesta a aceptar el alto el fuego seguido de una retirada de ambas fuerzas» y «Prudencia y entusiasmo en EE. UU» (La Vanguardia, 15/06/82: 13). Una vez más se especifica como habían sido los momentos finales y los primeros movimientos diplomáticos entre los países contendientes.

Entre todos estos titulares seguramente el más interesante es el referido a Estados Unidos. A lo largo de todo el noticiario que cubrió la guerra siempre aparece el país norteamericano como la tercera opción, el tercero en discordia. Se intenta siempre dar voz a qué se opina desde Estados Unidos sobre el conflicto. Ya lo hemos visto anteriormente en otras portadas. El titular recoge las palabras del vicepresidente estadounidense George H. W. Bush:

Acabo de oír un informe de nuestros servicios de intercepción de emisiones extranjeras según el cual Argentina y Gran Bretaña han firmado un acuerdo de rendición. Si eso es verdad mi comentario se reduciría a una palabra ‘Hurra’” (Ibíd).

Al día siguiente (16 de junio), La Vanguardia publica de nuevo un informe sobre las Malvinas, esta vez sobre la ya rendición de las tropas argentinas. Se dice que «Tras la victoria, Inglaterra tiene en su poder a unos 13.000 prisioneros de guerra argentinos» (La Vanguardia, 16/06/82: 3). Debajo de este titular otro que evidencia una de las consecuencias más directas de la derrota «Enorme decepción en Argentina. Manifestaciones contra Galtieri» (Ibíd). En términos cualitativos, la noticia informa de buena manera de los primeros movimientos diplomáticos que se han tomado. Destaca que se añadan los términos que se han firmado para la rendición argentina en Malvinas, que son cinco: la retirada de tropas, la liberación de prisioneros cuando Argentina cese definitivamente las hostilidades, las compensaciones a Gran Bretaña, la instalación de gobierno británico en las islas y, finalmente, la iniciación de conversaciones con Argentina.

La Vanguardia sobre estos cinco puntos de rendición declara que «Al parecer, los términos de la rendición van a ser muy duros» (Ibíd). Por último, en El País este día se publicó «El fin de la guerra de las Malvinas» (El País, 16/06/82). Más allá de informar, el periódico realiza una serie de preguntas sobre el futuro argentino a nivel político, tales como si la dictadura militar caerá. Igualmente se afirma lo siguiente:

El interés norteamericano, y también el británico, es proporcionarle a Argentina la posibilidad de evitar una orgía fascista y cualquier incentivo para impedir su alianza militar con la Unión Soviética” (Ibíd).

Se observa que las dos potencias anglosajonas mostraron después de la guerra una determinada preocupación por el futuro del país latinoamericano. Y es que no se puede olvidar que todo esto estaba ocurriendo en el contexto de la Guerra Fría y que la posible caída de Argentina en manos de grupos comunistas era un problema para la estrategia estadounidense y británica en el continente americano.

Es sugerente añadir el titular que publicó El País el día 17 de junio. «Los argentinos comienzan a exigir responsabilidades a la Junta Militar por el desastre de las Malvinas» (El País, 17/06/82). Aunque las bajas militares no fueron especialmente altas, la dictadura militar argentina, que ya tenía de por sí mala fama, recibió el golpe final para su posterior disolución debido a esta derrota militar.

Tras revisar la prensa española entre las fechas que van del 2 de abril al 15 de junio de 1982 podemos llegar a la conclusión de que la Guerra de las Malvinas fue seguida muy de cerca por los medios españoles. A diario y desde que se inicia la guerra, los diarios nacionales españoles (ABC, La Vanguardia y El País) recogen informaciones sobre el desarrollo del conflicto. Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que gran parte de los datos que se dieron a conocer a la ciudadanía española estaban basados en fuentes oficiales de ambos bandos y que se detalló el conflicto de manera pormenorizada.

Que esto fuera así enlaza con un contexto muy determinado en la historia del periodismo en España. En 1982, los medios de comunicación cuentan con una gran cantidad de material y de recursos para informar sobre diversas cuestiones en sus diarios. No obstante, entre 1970 y 1980 se había producido el nacimiento de los medios de comunicación de masas, siempre atentos de posibles sucesos o de confirmar datos para llegar a públicos lo más amplios posible. Es, en la España de la Transición, el ascenso de una prensa que no descansa, que trabaja las 24 horas del día en búsqueda de información para sus lectores. Actualmente este tipo de prensa ya es habitual. Este fenómeno, incluso, se ha exacerbado gracias a los medios web, lo que a veces juega en detrimento a la hora de confirmar los datos.

Por otra parte, hay un elemento que no puede obviarse en este conflicto: la cuestión de la memoria que hoy día sigue todavía viva en la sociedad argentina sobre el conflicto y el asunto de las Malvinas. Actualmente las Malvinas siguen siendo reclamadas por la República Argentina, ya que el gobierno británico continúa considerando que forman parte de sus fronteras. La ola nacionalista surgida a partir de esta disputa es bastante fuerte. Los argentinos hacen uso de los mismos eslóganes y campañas al respecto desde hace décadas, a pesar de que el contexto es completamente diferente. El contexto dictatorial ha desaparecido, pero la reivindicación no. A nivel periodístico con una simple búsqueda podemos encontrar una gran cantidad de resultados respecto a que todavía hoy la prensa española da visibilidad a la historia del conflicto argentino-británico de 1982.

Pero, ligado a las cuestiones de memoria, surgen otras que también deben ser mencionadas. Las persistentes exigencias argentinas acerca de la devolución de las Malvinas no son la única herencia del conflicto, ni la que más miradas tiene puestas encima. Los múltiples casos de suicidio que se dieron entre los soldados de ambos bandos después de acabar el conflicto también son un tema de impacto respecto al conflicto. No obstante, ha habido guerras de una intensidad mayor y cuya tasa de suicidios posterior no es comparable a las Malvinas en 1982. la profusión de traumás postbélicos (actualmente englobados bajo el paraguas del síndrome por estrés postraumático) hacen que, entre otras cuestiones, de esta guerra hayan trascendido los problemas mentales y psicológicos que llevaron a centenas de hombres a quitarse la vida después de lo vivido en el archipiélago.

Fuentes consultadas:

Diario ABC

  • ABC, 3 de abril de 1982, recuperado de:  http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1982/04/03/001.html
  • 4 de mayo de 1982, recuperado de: http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1982/05/04/pagina-1/32939259/pdf.html
  • 5 de mayo de 1982, recuperado de: https://www.abc.es/archivo/periodicos/abc-sevilla-19820505-1.html
  • 2 de junio de 1982, recuperado de: https://www.abc.es/archivo/periodicos/abc-sevilla-19820602-5.html
  • 15 de junio de 1982, recuperado de: https://www.abc.es/archivo/periodicos/abc-madrid-19820615-21.html

Diario El País 

  • El País, 3 de abril de 1982, recuperado de:  https://elpais.com/hemeroteca/elpais/portadas/1982/04/03/
  • 4 de mayo de 1982, recuperado de:  https://elpais.com/diario/1982/05/04/portada/389311203_850215.html
  • 16 de junio de 1982, recuperado de: https://elpais.com/diario/1982/06/16/opinion/393026404_850215.html
  • 17 de junio de 1982, recuperado de:  https://elpais.com/diario/1982/06/17/internacional/393112802_850215.html

Diario La Vanguardia 

  • La Vanguardia, 3 de abril de 1982, recuperado de:  http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1982/05/18/pagina-15/32941029/pdf.html?search=Malvinas
  • 6 de mayo de 1982, recuperado de:  http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1982/05/06/pagina-36/32939904/pdf.html?search=Sheffield
  • 7 de mayo de 1982, recuperado de:  http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1982/05/07/pagina-14/32939954/pdf.html
  • 15 de junio de 1982, recuperado de:  http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1982/06/16/pagina-13/32941901/pdf.html?search=MAlvinas%20victoria

Notas: 

[5] Declaraciones disponibles en: https://www.youtube.com/watch?v=tY7I5PvXbmg

[6] Como curiosidad, durante las fechas en las que se inició la Guerra de las Malvinas, en España se estaba llevando a cabo el juicio contra los militares golpistas del 23-F del año anterior. La prensa de estas fechas por lo tanto se encuentra llena de información respecto a esto.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies