Antes que nada, quiero pediros disculpas por haber estado ausente durante este tiempo. No obstante, regreso con fuerzas renovadas para seguir escribiendo sobre este tema que tanto me gusta y disfruto: los vikingos.

Siguiendo el hilo de la historia que hay tras los personajes de la serie de Vikings, y habiendo partido de caudillos tan famosos como Ragnar e Ivar sin Huesos, ha llegado el momento de hablar de las grandes y poderosas mujeres que ocupan un puesto determinante en esta historia. En este caso, vamos a hablar de la reina Aslaug. Sí, sé que en la serie no despierta mucha simpatía (aunque os debo confesar que es de mis personajes favoritos), pero su historia y leyenda difieren mucho de lo que nos han contado…

Antes de proceder a hablar del propio personaje, ¿no os interesaría conocer un poco de contexto? Hemos visto en series como Vikings mujeres formidables y el rol que tenían en la sociedad vikinga, pero, ¿qué tiene esto de real y qué de leyenda?.

Lo primero que debemos tener claro, pese a la romantización de esta idea y a la exaltación de la misma, es que la sociedad vikinga no era un ejemplo de sociedad feminista. Sin embargo, si la comparamos con otras culturas de la época, podemos apreciar que el papel de la mujer era notablemente más importante. No obstante, ese papel se veía reducido a un ámbito más familiar. Sorprende así mismo su notoria autoridad moral y su defensa del honor del clan, pero también se dedicaba a actividades como la caza a pequeña escala, la educación y a ser la guardiana de las tradiciones familiares (Régis Boyer, 2005, p.69). Por lo que sabemos hasta la fecha, no navegaban junto a los hombres ni iban a la guerra, al menos, no a la escala a la que se imagina en muchos casos.

Quizá os suene el concepto de skjaldmö, las escuderas vikingas. Estas mujeres guerreras se mencionan en las Sagas, en un contexto casi mitológico, por lo que debemos tomarlo con pinzas (tengamos en cuenta que en las Sagas también se menciona a los dioses). Al menos hasta el momento, las evidencias y los restos arqueológicos encontrados (que no son muchos) no llevaban a pensar que existieran realmente, ¿o quizás si..?. Existe un hallazgo en Birka muy interesante (os dejo en la bibliografía un enlace a uno de los muchos artículos existentes al respecto). En un principio, se pensaba que era la tumba de un gran guerrero. Sin embargo, análisis de ADN han demostrado que los restos pertenecían a una mujer, en concreto, a una guerrera vikinga. Además, el ajuar que se encontró lleva a pensar que debió ser una jefa o guerrera muy respetada (Michael Greshko, 2017). Pese a este hallazgo, no hay más evidencias que demuestren que era un hecho normal para las mujeres el ir a la guerra, por lo que podemos pensar que en determinadas ocasiones sucedió, pero desde luego no habrían existido a la escala a la que nos lo han mostrado en las series.

Aslaug, también conocida como Kraka o Randalin, fue una reina vikinga de Escandinavia, hija del legendario Sigurd, quien mató al dragón Fafnir, en cuya sangre se bañó para hacerse invulnerable (podemos apreciar aquí cierta similitud con el mito de Aquiles) y de la skjaldmö Brynhildr, aunque quien la crió fue su abuelo, Heimer. Éste último, tras la muerte de los padres de Aslaug, hizo construir un arpa lo suficientemente grande como para que cupiera la pequeña, así la escondió y así viajaron, él como músico errante, ella como pasajera en el arpa.

Viajando de este modo llegaron a Spangereid, zona situada al sur de Noruega, donde pasaron la noche en casa de una pareja de campesinos, Äke y Grima. No tardaron en sospechar del tamaño del arpa y pensaron que habría un tesoro oculto en su interior. Al caer la noche, Grima convenció a su marido para que matara al viejo Heimer mientras dormía, tras un forcejeo y lograr su muerte cuál fue su sorpresa cuando, al abrir el arpa, se encontraron con la pequeña Aslaug… Al darse cuenta de su tremendo error adoptaron a la niña como propia, escondiendo su origen noble cambiándole el nombre a Kraka, que significa cuervo, y ocultando también su belleza, haciendo que siempre estuviera sucia y desaliñada. Y así creció, con unos padres adoptivos y en una casa en la que no era bien recibida.

En paralelo a nuestra historia, Ragnar Lodbrok se había emprendido en un viaje con sus guerreros, pero quiso el destino que arribaran a las costas del sur de Noruega, donde sus hombres descubrieron a la joven Kraka dándose un baño. Tan embelesados quedaron con su belleza, que quemaron los víveres que estaban cocinando, y al pedirles explicaciones Ragnar, le hablaron de la muchacha de su inimaginable belleza. Incrédulo, Ragnar mandó buscar a la joven, pero la quiso poner a prueba con unas condiciones un tanto curiosas: debía presentarse ante él ni vestida ni desnuda, ni hambrienta ni saciada, ni sola ni acompañada. De este modo, Ragnar quería comprobar si su inteligencia estaba a la altura de su belleza. Y así ocurrió, Kraka se presentó ante él vestida únicamente con una red de pesca, comiendo una cebolla y acompañada de un perro, cumpliendo todas las condiciones. Ragnar quedó enamorado de ella, la llevó con él y le propuso matrimonio.

Ragnar meets Aslaug, representado por August Malmström (1829–1901)
Ragnar meets Aslaug, representado por August Malmström (1829–1901)

No obstante, Ragnar continuó viajando y llegó a Suecia, donde visitó al virrey Eysteinn Beli, quien le intentó persuadir de que anulara su matrimonio con Kraka para que se casara con una hija suya, una princesa sueca. Al regresar, tres pájaros habían advertido a Aslaug de esta proposición (a Aslaug se le atribuían poderes de hechicera), quien desveló al fin su verdadera ascendencia y quien profetizó que, para demostrar que era la hija del poderoso y famoso Sigurd, tendrían un hijo que llevaría en uno de los ojos una marca en forma de serpiente. Y así fue, naciendo Sigurd, Ojo de Serpiente.

No fue Sigurd el único hijo de Aslaug con Ragnar, sino que tuvieron otros de los más famosos y poderosos caudillos vikingos: Björn, Hvitsärk, Ubbe, Sigurd y el mismísimo Ivar sin Huesos. El nacimiento de Ivar también está envuelto en un halo de magia y tragedia. Al casarse Aslaug y Ragnar, ella le advirtió de que debían esperar tres días antes de consumar su matrimonio o una terrible desgracia acaecería, pero Ragnar ignoró la advertencia, naciendo así el sin Huesos (os recomiendo visitar mi anterior artículo sobre Ivar sin Huesos para conocer la historia completa y la vida de este gran caudillo vikingo). Se debe ser cauto a la hora de citar a los hijos de Ragnar ya que no siempre está claro cuáles serían realmente hijos suyos, ni fruto de qué relación.

Eysteinn, al enterarse, se sintió traicionado y engañado, por lo que montó en armas contra Ragnar. En un comienzo combatió contra los otros hijos de Ragnar, Eric y Angar, a quienes dio muerte en batalla. Al contrario que en la serie Vikings, las Sagas nos muestran a una Aslaug poderosa, respetada y fiel, que no dudaba en proteger a los hijos de Ragnar, aunque no fuesen los hijos de su relación con el vikingo. Así pues, cuando los suecos mataron a Eric y Angar, hijos de Ragnar de su anterior relación (con Thora), no dudó en ponerse ella misma al mando de un ejército junto a sus hijos y partir a vengarlos. Usando Randalin como nombre de batalla partió por tierra al frente de una caballería compuesta por más de mil quinientos hombres mientras que sus hijos viajaron por mar. De este modo llevaron a cabo el ataque y derrotaron a los suecos en una victoria contundente.

Kraka (1862) de Mårten Eskil Winge
Kraka (1862) de Mårten Eskil Winge

Estos hechos desembocaron en la decisión por parte de Ragnar de partir hacia el oeste, hacia lo que conocemos como Northumbria, antiguo reino de Gran Bretaña.

Pese a que ya habían visitado el reino en el año 865, para esta ocasión Aslaug, a quien recordemos que se le asociaban poderes mágicos debido a sus grandes actos del pasado, vaticinó una catástrofe por el estado de la flota y por el mal tiempo que azotaría a la flota durante su camino. Ragnar hizo caso omiso y partió, con el consiguiente desastre que le acaeció, siendo capturado por el rey Ælla, a manos de quien murió arrojado al pozo de serpientes.

Tras esto el rastro de Aslaug desaparece de los escritos.

Podemos concluir que, aparentemente, estas mujeres poderosas y guerreras eran más un caso concreto en un momento concreto, que algo generalizado. Sabemos que tuvieron un papel importante dentro de la sociedad vikinga, que, sin duda, algunas sabían combatir y lo hacían, pero no se puede afirmar nada más allá de eso. Como siempre con este fascinante pueblo, debemos tener cuidado e intentar separar el mito de las evidencias históricas.

«But remember, your grandfather, my father, was the greatest warrior of all time. He slayed the dragon Fafnir and is spoken of in the sagas. Surely you will inherit his warlike gifts. All of you will be great warriors.»

Aslaug en la serie Vikings

Bibliografía:

Ibáñez Lluch, Santiago (Ed.). (2016). Saga de Ragnar Calzas Peludas. Relato de los Hijos de Ragnar. Madrid, España: Editorial Miraguano Ediciones.

Boyer, Régis. La vida cotidiana de los vikingos (800-1050). 2º ed. José Olañeta

https://www.nationalgeographic.es/historia/2017/09/el-famoso-guerrero-vikingo-de-birka-era-en-realidad-una-mujer-segun-revelan [Consulta: 21/06/2019]

JESCH, Judith. Women in the Viking Age. The Boydell Press, Woodbridge, 1991.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.