La Primera Cruzada (II)

A pesar del desastre de la expedición de Pedro el Ermitaño, no se perdió el gran fervor por la Cruzada. Aunque los alemanes respondían al llamamiento con gran entusiasmo, no podían salir de inmediato hacia Tierra Santa por varios motivos .Los príncipes occidentales que habían respondido al llamamiento estuvieron de acuerdo en cumplir la fecha establecida por el Papa, sin embargo, tenían que reunir tropas, abastecerlas, equiparlas y, por tanto, conseguir una buena suma de dinero.

Leer Artículo →