Albert Speer y la arquitectura nazi

Los regímenes totalitarios siempre han usado la arquitectura y el levantamiento de magnánimas construcciones para dar una imagen de estado fuerte y sólido. Adolf Hitler sabía que erigir grandes y espectaculares edificios sería un importante factor propagandístico además de una forma de reactivar la economía del país. Para llevar a cabo tan ambicioso proyecto, contó con la plena colaboración de uno de los arquitectos nazis más hábiles del III Reich: Albert Speer.