Reseñamos “Blancos contra Rojos” de Evan Mawdsley

La editorial Desperta Ferro ha publicado la segunda edición de “Blancos contra Rojos: la Guerra Civil Rusa” de Evan Mawdsley, un interesante título que nos habla de la guerra desencadenada tras la Revolución de octubre. El título no podía ser más descriptivo, pues en esencia, versa sobre los enfrentamientos del ejército Blanco y Rojo en una Rusia que se resquebrajaba por la guerra. Con el centenario de la revolución, esta obra debería ser fundamental en las estanterías de los apasionados por la Historia.

Ficha técnica:

Lo que opinamos en Archivos de la Historia.

La primera sensación que tuvimos, nada más coger el libro con nuestras propias manos fue muy positiva. Para empezar, porque la edición parece especialmente cuidada, con una portada descriptiva y trabajada, con una tipografía acorde al tema tratado. Además, está inspirada en la litografía de El Lissiztky “Golpead a los blancos con la cuña roja”. La contraportada trae una breve sinopsis y la reseña de Jonathan Smele.

Pero claro, lectores, lo que vosotros buscáis no es esto, sino lo que hay dentro del libro. En este caso, los aspectos físicos cumplen, ya que cuentan con una extensa bibliografía -tanto comentada como alfabética- y un índice analítico. En cuanto a los recursos que permiten entender su lectura, tenemos un glosario de términos -porque el ruso no es precisamente fácil- y una sección de mapas para ponernos en situación. Finalmente, también hay dieciséis páginas de láminas con fotografías relacionadas con el tema.

Pero, entremos ya en materia, y para eso hay que dejar claro que para el autor la Guerra Civil Rusa comienza en el mismo momento en el que se da la Revolución de Octubre, como el mismo argumenta. Aunque el ejército blanco todavía no estaba formado, es en este momento cuando empiezan las resistencias de distintos grupos contrarrevolucionarios que catalizarían finalmente con la formación del Ejército de Voluntarios encabezado primero por Kornilov y posteriormente por Denikin y apoyado por los cosacos.

Quizás la mayor pega del libro sea a la vez una virtud: es muy directo. Esto hace que, tal vez, si no existe un conocimiento previo de la Rusia zarista y sus detractores estéis un poco perdidos en las primeras páginas. Recomendamos por ello que si queréis meteros de lleno con este título, tengáis unas nociones básicas sobre el derrocamiento de Nicolás II y también de Kerensky. Si lo que queréis es información clara y concisa sobre la Guerra Civil,  este es vuestro título.

Lo cierto es que huye de la dicotomía blancos-zaristas contra rojos-bolcheviques y abre aun más el abanico en un mundo apasionante con luchas internas que desgajaban todos los sectores de la sociedad, desde la aristocracia hasta el campesinado, pasando por las ciudades y el mermado ejército. No eran dos bloques homogéneos pugnando por la supremacía, ni mucho menos, algo que deja la obra de Mawdsley totalmente claro. También se observa la dimensión étnica, ignorada deliberadamente por muchos, así como los aspectos más internacionales.

De hecho, se trata de una forma bastante interesante las peripecias de la Legión Checoslovaca, tal y como os contábamos en nuestro artículo anterior. En el que, de hecho, usábamos “Blancos contra Rojos” como bibliografía.

También es muy interesante la visión que nos da sobre las fuerzas cosacas, totalmente imprescindibles para entender la guerra. También vemos como pasaban de una postura neutral hacia la guerra a ser totalmente beligerantes unos meses después, cuando vieran realmente amenazada su existencia y llegarán junto con el ejército voluntario a las puertas de la futura Stalingrado.

No es la única minoría tratada, ya que los polacos, fineses y bálticos tienen un hueco de honor a lo largo de todo el libro.

cuadro-3.jpg

Con todo esto, os podéis hacer una idea de lo completísimo que podría resultar el libro, que a la vez es lo suficientemente sintético para no resultar en absoluto aburrido. De hecho, es tan ameno que se puede leer con una facilidad pasmosa, y cuando lo terminas lo cierto es que acabas teniendo una idea más que general del conflicto.

Quizás, el tramo más interesante del libro sea su segunda parte -aunque arranca con pinceladas en la primera-, donde nos permite descubrir de una forma muy interesante como funcionaba realmente el ejército blanco, del que quizás haya muchísima menos información que sobre el ejército rojo. Esto, le da un toque extra de interés a la obra, pues gracias a él podemos clarificar cosas que antes no se encontraban a nuestro alcance, o, al menos, no en la lengua de Cervantes.

¿Entonces, lo recomendamos?

Desde Archivos de la Historia no podemos hacer otra cosa que recomendar “Blancos contra Rojos” ya que supone una síntesis perfecta para entender las actuaciones militares a lo largo de la Guerra Civil Rusa. Además, pese a la complejidad de un conflicto de estas dimensiones, con grupos tan heterogéneos entre sí, es capaz de aportar claridad en un mar de sombras. Todo esto, con unas fuertes bases bibliográficas que respaldan con creces todo lo que Mawdsley incluye en su estupendo título.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s