Rutenia: La república de un día

Europa está llena, a veces sin que lo sepamos, de numerosas regiones que ansían su independencia de un Estado mayor. Ello es un fenómeno histórico que se ha dado desde hace bastantes siglos y que ha tenido mayor o menor suerte dependiendo de la región. Hoy hablaremos de una pequeña región en Ucrania, pero que fue parte de Hungría durante mucho tiempo, de Checoslovaquia algunos años e independiente durante unas horas. Hoy os presentamos la República de Rutenia o Cárpato-Ucrania.

Introducción

La región de Rutenia es la región más occidental de la actual Ucrania, situada al pie de los Montes Cárpatos, y se caracteriza por sus vastos prados, ríos y bosques. Aunque ha poseído varios nombres a lo largo de su existencia, el nombre preferido de para referirnos históricamente a la región es el de “Cárpato-Ucrania“.

Su ciudad más grande, y la más occidental de Ucrania, es Úzhgorod, muy cerca de la frontera con Eslovaquia.

El grupo étnico dominante en Cárpato-Ucrania son los rusiny o rutenos, también conocidos como ugro-rusiny o rutenos húngaros. Esta matización se debe a que son una pequeña rama de un grupo eslavo mayor que incluye a los bielorrusos y los ucranianos.

El hecho de que la zona que los rutenos habitaban (las laderas meridionales de los Cárpatos) nunca fuera ocupada ni por Bielorrusia ni por Ucrania pero sí por los húngaros, provocó que se diferenciaran culturalmente de su grupo étnico de origen, creando algunas pequeñas pero marcadas diferencias.

Rutenia no es una región especialmente poblada, de hecho, hasta el año 2004 no superó el millón de habitantes. La mayoría de sus asentamientos son pequeños pueblos agrícolas con una iglesia de madera como edifico más destacado. Tampoco es una región especialmente rica, ya que la presencia de industria es nula y el sector primario sigue siendo la base de su economía, lo que forzó a muchos rutenos a huir de esta pobreza rural y buscar un futuro mejor.

 

Iska Aldea Rutena 1920
Aldea de Iska, en Rutenia, en el año 1920.

 

Ján Ludvik Hoch, más conocido como Robert Maxwell, magnate de la prensa británica (Daily Mirror) y miembro del Parlamento británico; Adolph Zukor, fundador de la Paramount Pictures; o los padres de Andrij Warhola (Andy Warhol) son de origen ruteno. Salvo esos destellos, la región de Zakarpatia, como se conoce en ucraniano, está completamente olvidada.

Historia de la región

Tras permanecer largo tiempo en una zona fronteriza, Rutenia pasaría en 1646 a formar parte del Reino de Hungría mediante la conocida como Unión de Úzhgorod, que además impuso el catolicismo bizantino que, a la postre, resultaría uno de los núcleos del independentismo. La región, llamada en la terminología oficial húngara Kárpátalja, pertenecería posteriormente al Imperio Austrohúngaro.

A principios del s. XX, los rutenos de Cárpato-Ucrania poseían una fuerte conciencia nacional. Sin embargo, a medida que avanzaba el siglo, las aspiraciones nacionalistas rutenas se fueron truncando poco a poco. La presencia de minorías étnicas, como los húngaros, eslovacos o judíos (especialmente florecientes en Just/Huszt y que llegaron a ser el 15% de toda la población de la región), que se desmarcaban del nacionalismo ruteno, así como la indiferencia de las grandes potencias ante una región tan pequeña y de tan poco valor, fueron una especial lastra.

Pero la situación de Cárpato-Ucrania se complicó aún más tras el final de la Primera Guerra Mundial. El Tratado de Saint-Germain-en-Laye (1919) disolvía el Imperio Austrohúngaro y la región de Cárpato-Ucrania quedó bajo la administración de Checoslovaquia. Así, el recién creado Estado estaba formado por Chequia, Eslovaquia y Cárpato-Ucrania, tres regiones con sus propios movimientos nacionalistas más o menos fuertes. Es por ello que el mencionado Tratado de Saint-Germain-en-Laye establecía que el gobierno checoslovaco debía garantizar una autonomía relativamente amplia tanto a Eslovaquia como a la región de Podkarpatská Rus o Rutenia Subcarpática, que es el nombre que recibió Cárpato-Ucrania. Sin embargo, lo cierto es que dicha autonomía nunca llegó y la región rutena era, con diferencia, la que tenía una peor calidad de vida en Checoslovaquia.

 

Checoslovaquia 1920-1938
Checoslovaquia entre 1920 y 1938.

 

El ascenso del NSDAP al poder en Alemania en 1933 resultó catastrófico para las aspiraciones de Rutenia a su independencia. La idea del “Lebensraum” (espacio vital) defendida por los nazis afectaba de pleno a Checoslovaquia. Tal fue la situación que, en septiembre de 1938, tras la Conferencia de München, grandes partes de Bohemia (conocidas como Sudetes por los nazis) fueron anexionan a la Alemania nazi. Poco después, en noviembre de ese mismo año, los árbitros alemanes del llamado “Primer Premio o Arbitraje de Viena” obligaron a Eslovaquia y Rutenia a ceder partes de su territorio a Hungría, aliado nazi. La Podkarpatska Rus perdió gran parte de su territorio, incluida su capital, Úzhgorod, mientras que Checoslovaquia se desmembraba poco a poco.

 

Primer Premio de Viena
Territorios cedidos por Cárpato-Ucrania a Hungría tras el Primer Premio de Viena.

 

En un intento desesperado por mantener unido el Estado, el gobierno checoslovaco concede, al fin, una amplia autonomía tanto a Eslovaquia como a Rutenia. La Asamblea Nacional checoslovaca aprobó dichas leyes el 19 y 22 de noviembre de 1938 respectivamente. Sin embargo, el efecto no fue el esperado. Al ser eliminados el Gobernador y los consejos checos y dar amplios poderes a los consejos regionales, el movimiento nacionalista creció enormemente en ambas regiones. Eslovaquia comenzó un peligroso acercamiento a la Alemania nazi. Cárpato-Ucrania, por su parte, se sintió más aislada que nunca. Si Eslovaquia lograba su independencia bajo el amparo nazi, Chequia quedaba demasiado lejos. Una unión con Alemania o Hungría estaba descartada. Polonia nunca fue, históricamente, una opción. Y, aunque en teoría existía una cierta simpatía por la idea de “Gran Ucrania“, lo cierto es que no querían formar parte de la Unión Soviética. Así, la única opción viable que le quedaba a Cárpato-Rutenia era declararse independientes de manera unilateral.

Camino a la independencia

Siguiendo las leyes de autonomía del gobierno checoslovaco, se creó en Just/Huszt, la ciudad más grande que quedaba bajo control ruteno (algo menos de 20000 habitantes), un Consejo Regional Ejecutivo, encabezado por el reverendo Avgustin Voloshyn, un clérigo católico de origen griego, catedrático de matemáticas, y miembro de la comisión que representó a Rutenia en el Tratado de Saint-Germain-en-Laye. El Acta de autonomía aprobada semanas antes daba a dicho Consejo un amplio poder legislativo. Sin embargo, el gobierno de Voloshyn dio numerosos pasos más allá de lo que la ley le permitía con el objetivo de preparar la región para la independencia. Así, por ejemplo, se declaró el ucraniano como lengua oficial por delante del checo, se autonombraron país en lugar de región autónoma o reconocieron oficialmente a la formación nacionalista paramilitar Milicia Carpática recibió como su fuerza de seguridad, aunque la posición extremista de ésta causó varios problemas al gobierno de Voloshyn.

 

Carpato-Ucrania en 1938-1939
Situación de Cárpato-Ucrania en la Europa de 1938

 

Pero en los primeros meses de 1939 la situación de Rutenia se tornó extremadamente delicada. Las tensiones aumentaron, no solamente con Eslovaquia, Hungría o Polonia (que se sentía amenazada por una eventual “Gran Ucrania“), sino también internamente entre los pro-rusos y los pro-ucranianos que veremos más adelante. Los pasos dados por el gobierno de Voloshyn hacia la independencia provocaron también una reacción del gobierno central checo. En enero de 1939, el Presidente checoslovaco Emil Hácha nombró al General Lev Prchala como “Ministro de Transporte” de Cárpato-Ucrania. Sin embargo, en realidad, Prchala tenía el poder de actuar militarmente ante cualquier intento de acción nacionalista rutena.

Para febrero, se convocaron elecciones autonómicas. La facción pro-ucraniana, liderada por Volohsyn y que abogaba por una independencia total y mantenimiento de sus costumbres, tenía ventaja sobre la pro-rusa, que defendía un acercamiento a la Unión Soviética y resto de eslavos, pero no quisieron correr riesgos. La lista electoral pro-rusa fue prohibida y varios de sus miembros detenidos. Aunque estos abusos fueron denunciados ante el gobierno central, la Unión Nacionalista Ucraniana, el partido de Voloshyn, ganó las elecciones, supervisadas en todo momento por la Milicia Carpática, con el 92,54% de los votos. Ahora sí, los nacionalistas tenían prácticamente el camino libre para actuar y lograr su buscada independencia.

República de Rutenia

Los eventos se dispararon el 14 de marzo de 1939. A la 1 de la tarde, el líder eslovaco Jozef Tiso, un sacerdote católico que había mantenido varias reuniones con Hitler, proclamaba la independencia eslovaca y solicitaba la protección de Alemania. Las reacciones no tardaron en sucederse. Durante la tarde, la Milicia Carpática ya había tenido escaramuzas con el ejército checoslovaco, que intentaba controlar la situación, y las milicias irregulares eslovacas y húngaras, que querían aprovecharse de ella. Un total de 40 personas murieron en estas escaramuzas.

Al día siguiente, a las 5 de la madrugada del jueves 15 de marzo de 1939, el ejército de la Alemania nazi invadía Chequia y proclamaba las regiones de Bohemia y Moravia como “protectorados” del Reich. En ese momento, Cárpato-Ucrania se encuentra en un completo vacío de poder. Checoslovaquia había dejado de existir y la amenaza húngara era más palpable que nunca. Por tanto, a los rutenos no les quedó otra alternativa más que declarar ellos también su independencia.

Pasado el mediodía del 15 de marzo, Voloshyn reunió al Consejo Ejecutivo Regional en un instituto de Just. Allí, los miembros presentes aprobaron la declaración de independencia, una nueva Constitución que entraría en vigor de manera inmediata y la composición de un nuevo gobierno con el propio Voloshyn como Presidente y Yulián Revái, quien irónicamente estaba en Budapest, como Primer Ministro. Sería la primera y última sesión de la República de Cárpato-Ucrania. Tras cerrar la sesión, Voloshyn telefoneó a Hácha, aún Presidente de Checoslovaquia, para comunicarle la independencia de Cárpato-Ucrania y agradecerle por su cooperación durante los últimos 20 años. La última orden que Hácha emitió para la región rutena fue la retirada y evacuación de las tropas checas allí presentes.

 

Avgvstyn Voloshyn
Avgustyn Voloshyn

 

Hacia las 18:30 horas de ese mismo jueves 15 de marzo de 1939, el reverendo Voloshyn anunciaba públicamente la independencia de la República de Cárpato-Ucrania. Unas 700 personas se habían reunido entorno al edifico del gobierno de Just, que fue proclamada como la capital al estar Úzhgorod ocupada por Hungría, para escuchar la declaración de independencia.

Se anunció también los puntos básicos de su Constitución, como la formación de un Parlamento elegido democráticamente en unas futuras elecciones, el ucraniano como idioma oficial, los colores de la bandera y escudo, así como el himno nacional “Sche ne vmerla Ukraina” (Ucrania no ha muerto). Algunos patriotas y miembros del gobierno de la recién independizada república hablaron desde el balcón, pero el entusiasmo fue muy poco. Nadie cantó el himno ni lanzó un grito patriótico hacia la República de Cárpato-Ucrania. Tan rápido como se habían reunido, se disolvieron. El desconcierto era palpable. Aunque nadie lo mencionó entonces, Voloshyn solicitó protección a Hitler para garantizar su existencia, aunque su telegrama no tuvo respuesta.

 

Escudo Carpato-Ucrania
Escudo de armas de Cárpato-Ucrania.

Himno de la recién independizada república:

 

La libertad de Ucrania no ha perecido, ni su gloria,

aún a nosotros, hermanos ucranianos, nos sonreirá el destino.

Nuestros enemigos se desvanecerán, como el rocío bajo el sol,

Gobernaremos nosotros, hermanos, en nuestra propia y libre tierra.

 

Coro:

El alma y cuerpo sacrificaremos por nuestra libertad,

Y mostraremos que nosotros, hermanos, somos de la nación cosaca.

 

Resistiremos la lucha por la libertad, desde el Syan al Don,

No dejaremos que otros manden en nuestra madre patria.

El Mar Negro sonreirá y el abuelo Dniéper se regocijará,

Ya que en nuestra Ucrania la fortuna florecerá de nuevo.

 

Coro

 

Nuestro empeño y nuestro sincero esfuerzo será recompensado,

Y la canción de la libertad resonará en toda Ucrania.

Haciendo eco en los Cárpatos, y retumbando a través de las estepas,

La gloria y la fama de Ucrania serán conocidas por todas las naciones.

 

Coro

A la noche, la República de Cárpato-Ucrania era un Estado libre.

El viernes 16 de marzo amaneció con la República todavía intacta. O casi. La Milicia Carpática desfilaba por las calles de Just cantando canciones patrióticas, las banderas azules y amarillas ondeaban en muchos edificios y los que no tenían banderas pintaban sus fachadas de esos colores. Sin embargo, la alegría duraría poco. Durante la noche, los peores temores del gobierno ruteno se hicieron realidad: el ejército húngaro había cruzado la frontera de Cárpato-Ucrania. Al mediodía llegaron las primeras unidades de infantería húngaras. Descargas de rifles, el sonido de ametralladoras y la presencia de dos tanques tomaron la ciudad de Just. A los pocos minutos, los cristales astillados estaban por todas partes, las calles y plazas vacías. Dos horas después, eran los húngaros quienes desfilaban por Just. Las banderas de Cárpato-Ucrania habían desaparecido y la minoría húngara salió a la calle a recibir a su ejército. Hacia las 5 de la tarde, radio Budapest anunció que Kárpátalja se había reunificado con la madre patria después de 21 años de separación. Después se supo que Hitler había dado su visto bueno a la acción húngara, desoyendo el telegrama de Voloshyn. Por la noche, los líderes rutenos o estaban detenidos o habían huido a Rumanía. Algunos miembros de la Milicia Carpática aún combatían en las montañas.

Para el día 17 toda resistencia había terminado, e incluso los polacos ayudaron a los húngaros a capturar a los milicianos. Algunos prisioneros fueron ejecutados a orillas del río Tisa por el ejército húngaro. Otros fueron enviados a campos de concentración en Alemania. El 18 de marzo, el Primer Ministro húngaro, Pal Teleki, declaró en el Parlamento húngaro que Cárpato-Ucrania había sido ocupada por Hungría siguiendo los “deseos de los cárpato-ucranianos”. La región se renombró como Kárpátalja, tal y como había sido hasta 1919. La República de Rutenia había dejado de existir.

Conclusiones

En veinticuatro horas, la región de Rutenia vivió en tres Estados diferentes. Primero, durante el día, Checoslovaquia, luego, por la tarde y noche, Cárpato-Ucrania y, por último, al amanecer del día siguiente, Hungría.

La Alemania nazi nunca consideró las peticiones de Voloshyn relativas a establecer un protectorado en Cárpato-Ucrania. La región podía ser reclamada por polacos y soviéticos, así que Hitler decidió entregársela a sus aliados húngaros. Además, la idea de una “Gran Ucrania” tampoco gustaba mucho en las esferas nazis.

Entre 1939 y 1944, la región estuvo bajo dominio húngaro en unas condiciones relativamente tranquilas. Sin embargo, la ocupación nazi primero y la llegada del Ejército Rojo después supusieron un verdadero desastre para la población. Los judíos que aún vivían en Rutenia (y eran bastante numerosos) fueron deportados por los nazis. Los húngaros, acusados de colaboracionistas con los nazis, fueron enviados a gulags por los soviéticos. El reverendo Voloshyn, que estaba en Praga dando clases de matemáticas, confiaba en que la llegada soviética les permitiera recuperar, sino su independencia, sí su autonomía en una “Gran Ucrania“. Fue llevado a Moscú y fusilado.

Durante los siguientes 46 años, Rutenia cayó en el más profundo de los olvidos. La región fue integrada en la República Socialista Soviética de Ucrania. Con la caída de la Unión Soviética en 1991 y la proclamación de la Ucrania independiente, la región de Zakarpatia volvió a los mapas. En 1992 se intentó volver a formar parte de Checoslovaquia, pero la disolución del país el 1 de enero de 1993 provocó el abandono de la idea. El reverendo Voloshyn fue declarado héroe nacional ucraniano en 2002. En octubre de 2008, un grupo de nacionalistas rutenos, encabezados por el sacerdote ortodoxo Dmitri Sidot, proclamaron la independencia de Cárpato-Ucrania. El mundo no les prestó ninguna atención. Es más, para la mayoría, la República de un día de Cárpato-Ucrania no deja de ser más que una historieta: un diminuto país de Europa Oriental, grupos étnicos reñidos entre sí, nombres impronunciables en lenguas extrañas, unos cuantos fanáticos y un final trágico-cómico.

Bibliografía

Norman DAVIS. Reinos desaparecidos. La historia olvidada de Europa. Ed.: Galaxia Gutenberg, 2012.

Róbert HURNÝ. Tragedy of Carpatho-Ukraine. En: International Conference of Scientific Paper in Afasses. 2012. Disponible en PDF: www.afahc.ro/ro/afases/2012/air_force/Hurny.pdf

http://bigthink.com/strange-maps/57-carpatho-ukraine-independent-for-only-24-hours

https://europebetweeneastandwest.wordpress.com/2014/09/24/in-defiance-of-fate-part-one-the-republic-of-one-day-carpatho-ukraine/

5 comentarios en “Rutenia: La república de un día

    1. A grosso modo y en origen, sí, son ucranianos. Sin embargo han vivido más de 200 años bajo influencias húngaras y tienen algunos rasgos culturales diferentes, como la religión (catolicismo bizantino o greco-catolicismo vs. cristianismo ortodoxo).

      Me gusta

  1. Pero por el himno, sobremanera, parece evidente que se sienten/sentían ucranianos. A no ser que haya cambiado con el tiempo. Por lo visto hay un movimiento independentista ruteno, dentro de la misma Ucrania. Y hay diferentes opiniones, sobre si su lengua es un dialecto del ucraniano o un idioma diferenciado.

    Me gusta

    1. El tema nacionalista siempre es un poco espinoso y a veces tiende a la atomización de regiones. Cierto es que existe un movimiento que aspira a una Rutenia independiente, pero la mayoría de la población sigue, al menos por lo que he podido informarme al respecto mientras escribía el artículo, sintiéndose ucraniana.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s