Top 5: unidades militares peculiares en la Antigüedad

La Antigüedad siempre ha traído figuras interesantísimas a nuestra memoria: Sargón, Ramsés II, Alejandro Magno, Aníbal, Escipión, César, Cleopatra… pero, la guerra no era solo librada por estadistas, sino que también estaba poblada por hombres y mujeres de todos los estratos sociales, que se armaron para llevar a cabo el mayor negocio de este periodo.

En este artículo veremos una serie de unidades raras, curiosas, o que hoy en día nos extrañarían, ya sean más o menos conocidas. Empecemos.

Carro de guerra hitita

wpid-Photo-20141103030151

Los carros de combate de la Antigüedad, auténticas bestias a la hora de enfrentarse a la mal equipada infantería. Estas moles tiradas por caballos de guerra fueron de los primeros avances “tecnológicos” cuando hablamos de materia bélica. No se sabe con claridad quienes fueron los primeros en usarlos, ya que como es de esperar, el registro arqueológico de la época es bastante difuso. Lo que está claro es que el imperio de Hatti fue quien perfeccionó realmente este invento, haciendo unos carros ligeros que permitían tener a dos soldados y al conductor.

Lo habitual era que uno de los soldados portase un escudo, armadura ligera, y una lanza, mientras que el otro iba con una armadura tachonada con láminas de metal. Su movilidad y versatilidad permitiría que el ejército hitita se extendiera por buena parte de Anatolia y el Levante, donde confrontaría con Ramsés II por el dominio de este territorio.  Allí se enfrentarían en la irresuelta batalla de Qadesh, donde confrontaron dos modelos distintos de entender el carro: el hitita, algo más pesado y el egipcio, mucho más ligero y fundamentando su ataque en el arco compuesto.

Inmortales

mascara-hero-de-un-inmortal
¡¡¿¿Pero qué coj…??!!

No, no, no, está claro que al cine le encanta edulcorar las cosas, más si cabe cuando nos enfrentamos a una muy buena versión de la novela gráfica de Frank Miller. Sin embargo, para nada nos referimos a estos inmortales. De hecho, la forma de combatir de un inmortal difería mucho de la visión hollywoodiense.

inmortales-persas-mosaico--510x286
Esto está mejor. Aunque uno no se espera a la élite persa en pijama

Así es, el inmortal persa es conocido así por los griegos porque se pensaban que cuando uno moría, era inmediatamente sustituido por otro compañero. A colación de esto, “compañeros” es la verdadera palabra que utilizaban los inmortales para referirse a sí mismos.  Jocosamente, los griegos les llamaban melóforos, es decir, portadores de manzanas, porque la base de su lanza tenía esta forma a modo de contrapeso. Sus dimensiones eran algo menores que las lanzas griegas lo que les ponía en cierta desventaja frente a los hoplitas, ya que además, sus escudos eran de mimbre, así que enfrentados a una buena falange tenían las de perder en el cuerpo a cuerpo. Claro que, su fuerza radicaba en el arco, algo en lo que eran realmente diestros, ya que los persas valoraban la lucha a distancia como algo honorable, al contrario que los griegos.

Debajo de su ropa ceremonial, llevaban una cota de malla que les protegía y una pequeña espada corta o incluso una daga.

Hay que entender que los inmortales eran considerados como la élite del ejército y eran unos auténticos privilegiados. Viajaban con sus mujeres, hijos y recibían alimentación especial. El resto del ejército solía subsistir en unas condiciones más que penosas siguiendo el viejo tópico de “cantidad frente a calidad”

Honderos Baleares

Las guerras púnicas trajeron a la Península Ibérica una pequeña “guerra mundial” de la época. Dos formas de ver el Mediterráneo se enfrentaron para decidir quien debía controlarlo. Auspiciados por sus dioses y sus tradiciones, tanto los romanos como los cartagineses iban a luchar en una guerra hasta el final que se decidiría con la destrucción absoluta de Cartago. Roma se convertía en la ama y señora del “mare nostrum” y en consecuencia se veía con la capacidad bélica suficiente para subyugar al resto de enemigos de la ciudad eterna. Como vimos en el artículo de los Graco, perdida la falsa sensación de unidad al enfrentarse a Cartago, los romanos iban a entrar en una lenta crisis que terminaría con la proclamación del Imperio. Pero eso es otra historia.

Es en estas guerras, inicialmente del lado púnico, donde los guerreros baleares iban a ganar la fama que tienen hoy en día. El mecanismo de la honda es fácil y se elabora con cualquier tipo de fibra que esté al alcance, incluso tendones animales, el proyectil también es relativamente fácil de encontrar, pues es una piedra o algún pequeño trozo de algún metal resistente. Se han encontrado piedras con agujeros, para que silbasen a la hora de emprender el vuelo y eso desmoralizase al ejército contrario. Su eficacia era abrumadora, tanto que la república romana se hizo pronto con sus servicios como auxiliares, haciendo que la balanza se equilibrase a la hora de la lucha a distancia. De hecho, cuando los romanos continuaron con su actividad de expansión y llegaron a las Islas Baleares, tuvieron que recubrir de cuero sus embarcaciones, porque los honderos lanzaban con tal fuerza y precisión sus proyectiles, que habrían brechas en la línea de flotación de los cascos, hundiendo así algunos barcos.

El origen de estos guerreros es desconocido, pero el primer testimonio de su existencia lo marca Licofrón de Calcis. En uno de sus poemas sobre los refugiados troyanos, habla de que cuando llegaron a las islas, veían como las madres instruían desde pequeños a sus hijos. Los primeros pasos consistían en acertar a un trozo de pan sobre un palo en la distancia. Si no acertaban, no probarían bocado, así que tenían que aprender su dominio para poder comer.

Sea como fuere, estas peculiares tropas se ganaron una más que merecida reputación por su terrible eficacia en combate.

Batallón Sagrado de Tebas

Górgidas, compañero de Epaminondas decidió establecer un batallón de élite que rivalizase con la mejor infantería de la Hélade, sin embargo, para ello necesitaba a unos hoplitas que estuvieran unidos por los vínculos más fuertes que el ser humano podía establecer: el amor. De esta manera, dispuso 150 parejas de amantes varones, uno más mayor y otro más joven, así, viendo peligrar la vida de sus amados lucharían con brío renovado y se enfrentarían con furia al enemigo en caso de perderlos en combate.

batallon-sagrado-tebas-cuerpo-elite-homosexua-4xava

Ciertamente, estas tropas no tenían rival, razón por la que vencerían incluso a los espartanos en la batalla de Leuctra y posteriormente en Mantinea. Vencer a la potencia hegemónica de la Hélade no era moco de pavo, y para ello se tuvo que variar la doctrina militar griega creando el sistema de falanges oblicuas por el propio Epaminondas. Si a esto le sumas a estos duros contendientes que solo fueron derrotados una vez, tienes un ejército sin rival que arrasará a todo lo que se ponga por delante.

Su panoplia no era distinta a la del resto de hoplitas, un gran hoplón, peto de lino y cuero y unas grebas que protegían las piernas. Sin embargo, si lo era su ánimo y su entrenamiento, por algo eran la élite.

Su duración va a ser muy efímera, al igual que la hegemonía de su polis, Tebas, ya que en unos treinta años tanto el Batallón Sagrado como la ciudad van a ser arrasadas por el empuje Macedonio. En la batalla de Mantinea muere el mejor general tebano que es el ya mencionado Epaminondas, esto deja a la polis en cierto modo indefensa. Además, los espartanos han perdido a muchos hombres tanto en Leuctra como en Mantinea y no pueden oponer una resistencia real a Filipo II de Macedonia.

Por lo tanto, en la batalla de Queronea, los macedonios van a destruir al ejército griego que va a salir en desbandada. Salvo un grupo de valientes, el Batallón Sagrado de Tebas, que mantiene la posición hasta el último hombre, luchando por su ciudad y por su honor.  254 hombres murieron y con la caída de la polis, el batallón jamás se recuperaría.

640px-Chaironeia_lion
Tumba del Batallón Sagrado

Catafractos

Son más conocidos en el periodo medieval por su uso por parte del Imperio Bizantino pero su surgimiento se remonta a una antigüedad mucho más remota. En la práctica, un catafracto es una unidad de caballería pesada que va totalmente acorazada, tanto el caballo como el jinete van recubiertos por malla o armadura laminar lo que les vuelve prácticamente invencibles a cambio de un mayor cansancio y lentitud.

Su origen está en la zona de Irán, donde los primeros pueblos del lugar domesticaron rápidamente al caballo y elaboraron importantes innovaciones para montarlo. Evidentemente su mantenimiento era caro, así que las unidades eran escasas en un principio. La primera vez que un catafracto luchó en Europa fue durante la guerra greco-aquemenida, en el siglo V a.C. Sin embargo, esta caballería seguiría perfeccionándose, siendo utilizada también por el Imperio Seleucida que Escipión derrotó en la batalla de Magnesia, donde tampoco fueron decisivos. Si lo serían en la batalla de Carras donde los partos destrozaron literalmente al ejército romano gracias a esta caballería, haciendo que Craso muriera y causando una auténtica inestabilidad en la república romana.

Por mucho que estuvieran acorazados y fueran realmente duros, queda demostrado que esto no les hacía realmente efectivos. La movilidad en el campo de batalla siempre fue fundamental, tal es así que Aureliano venció a Zenobia de Palmira (que contaba con catafractos) en la batalla de Immae solo con caballería ligera. 

No obstante, estos no caerían en desuso, sino que ya en la Antigüedad Tardía, el Imperio Romano los utilizaría como fuerza de choque, e incluso los tres reinos chinos utilizarían estas unidades para enfrentarse entre sí.

Bibliografía

Hanson, V. (2012). El Arte de la guerra en el mundo antiguo. Barcelona: Crítica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s