Miércoles de mujeres II: Hatshepsut la reina faraón

Hatshepsut, hija de Tutmosis I, gran mujer que ostentó el título de faraón durante más de veintidós años. Constructora, exploradora y gran gobernante, demostró su grandeza frente a los dioses y a la humanidad, una mujer que tuvo al mayor imperio de la época ante sus pies.

Antes de comenzar a desarrollar en plenitud este artículo debo recomendar leer antes un artículo anterior que habla de la época de oro egipcia y dará pie a entender con mayor soltura lo aquí descrito. También quiero recordar y apuntar que este artículo pertenece a una serie dedicado a las mujeres, así que recomiendo encarecidamente que paséis por el artículo de mi compañero titulado: La mujer en la URSS y en el ejército rojo (1922-1946)

Del nacimiento a la toma de poder

La fecha de nacimiento exacta es desconocida, pero se cree y hay evidencias de que es probable que naciese al final del reinado del faraón Amenhotep I. Lo que queda claro es que nació en la capital de Egipto, Tebas, en el seno de una familia noble. Su padre, Tutmosis, heredó el trono egipcio a la muerte de Amenofis I. Se cree que Tutmosis estaba emparentado con Ahmose I y que por ello pudo acceder al trono, aunque también se casó con la hija del faraón, Ahmose, y que de esta unión nació nuestra protagonista.

Su infancia fue tranquila y placentera, vivió una vida digna de una princesa. Mientras tanto, su padre extendió las fronteras de Egipto hasta el mismísimo Éufrates y aumentó considerablemente el poder de los sacerdotes del culto de Amón, hacia los cuales su hija tenía gran simpatía. A su muerte, Tutmosis I nombró a su hija heredera del trono de los dos Egiptos, pero el chaty real, Ineni, intercedió por el hijo de una esposa secundaria, Tutmosis II. Así, Hatshepsut para no perder el poder y quedar relegada a un segundo planto, tuvo que acceder a casarse con su hermanastro y ser nombrada esposa real.

foto31
Efigie del efímero faraón Tutmosis II

Con este devenir de acontecimientos, Hatse no quedó contenta y sentía que ella debía ser “el” faraón. Así pues, aumentó su poder haciendo uso de los sacerdotes de Amón, a los cuales les dio todo tipo de regalos y les otorgó más poder rodeándose de ellos. Pero al año de gobierno de su marido, este falleció dando la vuelta a la tortilla. Igual que en el gobierno de su padre, Hatshepsut solo tuvo a una hija, entonces el chaty real, Ineni, intentó hacer de nuevo de las suyas y nombrar al hijo de Tutmosis II, Tutmosis III, el cual había nacido de la unión de una esposa secundaria. Pero a causa de la juventud del hijo, no pudo acceder al trono y la esposa real tomó la regencia en su nombre, pero este puesto solo fue una excusa para alcanzar el poder que tanto ansiaba.

Tras ser nombrada regente, ella comenzó a hacer a cambios sustanciales en el gobierno, otorgando el máximo poder a los sacerdotes de Amón, que por aquel entonces ya eran el culto más importante de todo Egipto, nombrándoles funcionarios de puestos relevantes. Así pues, cuando se vio con fuerzas y tenía el apoyo de los más poderosos, Hatshepsut se autoproclamó, delante del propio Tutmosis III, faraón de las dos tierras e hija de Amón, dado por el beneplácito del sacerdote real Hapuseneb.

Reinado y vida soberana

Tras su coronación, como todo monarca egipcio, tomó un nombre real, el cual era Maat-Ka-Ra, que significa “el espíritu de Ra es justo”. También tomó todos los atributos reales de un faraón e incluso llegó más allá al representarse como un hombre. Hatshepsut es representada siempre con una barba postiza, y en los textos encontrados que hablan de su persona siempre le asocian atributos propios masculinos, excepto el de “toro poderoso”.

220px-hatshepsut-collosalgranitesphinx02_metropolitanmuseum
Estatua de la reina con la característica barba de faraón

La faraona fue una gran gobernante, pacífica y gran constructora. Las campañas militares en las que se vio envuelta simplemente fueron anecdóticas, es decir, simples escaramuzas con pueblos fronterizos, como los nubios, que siempre que un faraón moría atacaban el alto Egipto para comprobar como respondería este nuevo soberano. Tres campañas le acaecieron en la frontera con Nubia, participando solo en una de ellas activamente como general; y otras tres con las regiones de Palestina y Siria, donde su hijastro luchó y mostró su destreza marcial.

Las dos facetas más reseñables de la reina faraón fueron, tal y como he dicho anteriormente, la de constructora, aunque a mediados de su reinado también llevó a cabo una exploración al país del Punt.

Sus grandes obras arquitectónicas son muy conocidas hoy en día y visitadas por gran multitud de turistas. Por ejemplo, el templo de Salet en la isla elefantina construida en honor al dios Pajet.

También se le atribuye el mandar a construir los mayores obeliscos jamás construidos, extraídos directamente de la cantera de Assuán. Es tal el tamaño de estos obeliscos, que el único que ha llegado hasta nuestros días es veintisiete metros más alto que templo de Karnak, y eso que se encuentra inacabado. Todos estos obeliscos fueron colocados en Karnak y decorados con electrum, una aleación de oro y plata muy querida por los egipcios.

220px-gd-eg-assouan-obc3a9lisque_inachevc3a9
Obelisco inacabado

En la capital, Tebas, también invirtió tiempo en la ardua tarea de embellecerla y mostrar el poderío de una capital egipcia, construyendo numerosos edificios sagrados, como es el caso del recinto de barcas sagradas de Luxor o la construcción de la gran capilla roja dentro del templo de Karnak.

35-templo-de-karnak
Capilla Roja situada en Karnak

Todas estas grandes construcciones son impresionantes, más teniendo en cuenta que fueron construidas en el siglo XV a.C., pero no son comparables a su obra magna, su gran templo mortuorio: Deir el – Bahari.

Templo construido y excavado en la ladera de la montaña justo al lado del templo de Mentuhotep II. La obra, conocida como la sublime de las sublimes, tiene una disposición equilibrada y natural. Parte del templo se encuentra excavado en la ladera de la montaña y de ella surgen dos grandes terrazas escalonadas que confieren la sensación de pertenecer a la propia montaña. Estas grandes terrazas se encuentran soportadas por grandes columnatas. La entrada es una gran calzada de más de 30 metros que, a través de una rampa, da acceso a las terrazas. Dentro de ellas se encuentran pintadas en frescos todas las grandes hazañas de la reina, mostrada siempre con el atuendo clásico de los dos Egiptos. En la zona más profunda del templo se encuentra una estatua que representa a Hatshepsut junto a su arquitecto, Senenmut, en actitud de amantes. Por tanto, se puede llegar a deducir, que reina y su arquitecto principal fueron pareja y por ello él recibió el honor de construir este magnífico templo y ella recibió uno de los mejores templos de la historia de Egipto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Templo Deir-el-Bahari

Desgraciadamente, parte de este templo fue destruido por sus sucesores, parcialmente restaurado por Sethy I, y el cádaver fue trasladado al Valle de los Reyes y no fue encontrada hasta el año 1903 a manos del famoso explorador Howard Carter, aunque no se confirmó que fuese la reina hasta hace bien poco, en el año 2007.

La exploración al país del Punt

Durante su reinado, Hatshepshut mandó una expedición tremendamente ambiciosa a un país al sur de Egipto situado aproximadamente en la actual Somalia. Organizó una expedición doble, es decir una marítima y otra terrestre.

En dicha expedición se llevaron a cabo minuciosas investigaciones de la flora y la fauna, así como intercambios comerciales, de los que obtuvieron grandes riquezas como oro, mirra, animales exóticos, tales como panteras y guepardos, y semillas de flora desconocida para los egipcios. Esta expedición fue tan importante y relevante para el gobierno de la faraona que encontramos que está representado en su gran templo mortuorio, viendo a la reina recibiendo todos estos tesoros y mostrando de esta forma el poder de su reinado y de su pueblo.

nc_punt
Posible localización de el Punt

Final de su reinado

Los últimos años de reinado fueron tumultosos para Hatshepsut. Ya que Tutmosis III, en busca de ansias de poder y de tomar el trono que teóricamente era suyo, intento varias veces derrocarla, pero sin éxito. Aunque finalmente, tras la muerte de la hija de la faraona, ella decidió alejarse de la vida pública y abandonar el gobierno de Egipto, Tutmosis tomó entonces el poder y al poco tiempo la reina murió.

Hasta hace poco tiempo, la muerte de la faraona más poderosa de toda la historia de Egipto estaba envuelta en un halo de misterio ya que era desconocida su causa. Sin embargo, hace diez años, un grupo de investigadores encabezados por el famosísimo arqueólogo Zahi Hawass, demostraron que murió por una grave enfermedad: una osteoporosis avanzada y un cáncer fue lo que terminó con su vida.

Por tanto, solo queda decir que desgraciadamente, tal como se ha comentado, sus sucesores quisieron borrar su imprenta de la historia y solo hemos podido escarbar en la superficie de la grandeza de esta faraona que reinó con absoluto poder a lo largo de veintidós años, de forma sabia y pacífica.

Bibliografia

Bedman, F. (2017). Hatshepsut: la historia de una virtuosa faraona que se adelantó a su tiempo. EGIPTOLOGÍA: F. Martín y T. Bedman.  http://www.tendencias21.net/egipto/Hatshepsut-la-historia-de-una-virtuosa-faraona-que-se-adelanto-a-su-tiempo_a53.html.

Egiptologia.org. (2017). El Templo de Hatshepsut (Deir el Bahari) –. http://egiptologia.org/?page_id=1419

Hagen, R. and Hagen, R. (2005). Egipto. 1st ed. Koöln: Taschen.

Hamilton, R., Bover, F., Palacios, C. and Palacios, M. (2006). Antiguo Egipto. 1st ed. Barcelona: Parragon Books Ltd.

Nuevatribuna. (2017). Hatshepsut, la faraona. http://www.nuevatribuna.es/articulo/cultura—ocio/hatshepsut-la-faraona/20120114104552069040.html

http://www.nationalgeographic.com.es. (2017). Hatshepsut, la gran reina de la dinastía XVIII.  Available at: http://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/hatshepsut-la-gran-reina-de-la-dinastia-xviii_9394

Un comentario en “Miércoles de mujeres II: Hatshepsut la reina faraón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s