Megido, la primera batalla de la historia

La propia lógica humana nos lleva a pensar que el ser humano lleva matándose desde que tuvo la capacidad para ello. Según el inherente avance de la humanidad continuaba su – a veces lenta – marcha, las técnicas para asesinar se iban refinando más y más. Mientras los babilonios gustaban de castigar a los infractores de la ley a latigazos con un pene de buey hecho tiras y secado al sol, los asirios sentían fascinación al arrasar ciudades y hacer comer lana y beber agua a sus cautivos hasta que literalmente estallaban por la hinchazón.

Pero, si a la poco refinada costumbre humana de la matanza le unimos el desarrollo de la escritura obtenemos la primera batalla documentada de la humanidad.

Leer Artículo →

La Primera Cruzada (II)

A pesar del desastre de la expedición de Pedro el Ermitaño, no se perdió el gran fervor por la Cruzada. Aunque los alemanes respondían al llamamiento con gran entusiasmo, no podían salir de inmediato hacia Tierra Santa por varios motivos .Los príncipes occidentales que habían respondido al llamamiento estuvieron de acuerdo en cumplir la fecha establecida por el Papa, sin embargo, tenían que reunir tropas, abastecerlas, equiparlas y, por tanto, conseguir una buena suma de dinero.

Leer Artículo →